Oración Para Olvidar El Pasado Y Seguir Adelante

1734

El arte del arrepentimiento es doble. En primer lugar, es reconocer dónde perdimos la marca, reconocer y ser dueños precisamente de dónde fuimos culpables. Es como si nos declaráramos culpables en la corte de Dios por un crimen específico. El diablo nos acusa, vamos ante el juez, y en algunos casos, tenemos que reconocer que las acusaciones son válidas. Hemos metido la pata. Lo arruiné. Hice lo incorrecto en el momento equivocado. O lo correcto en el momento equivocado; o no hicimos lo que se nos pidió que hiciéramos. Te traemos esta oración para olvidar el pasado

Pero el arrepentimiento es mucho más que sólo ser o pedir perdón. El segundo paso del arrepentimiento es una alteración del corazón y de la mente. Literalmente le pedimos al Señor una mente renovada que no nos meta en el problema en el que nos encontramos actualmente.

Oración para olvidar el pasado

Ahí es donde comienza la belleza detrás del arrepentimiento: nos acercamos a creer en la buena nueva. ¿Cuáles son las buenas noticias? Que Jesús absorbió todas nuestras “cosas” en la cruz, pagó no sólo la multa que yo acumulé a través de mi pecado, sino que tomó el pecado mismo para que desde la perspectiva de Dios mi pizarra, mi registro, esté totalmente limpio.

Una vez que nos hemos arrepentido y creído en la buena nueva – la noticia de que nuestros pecados son perdonados y borrados – ¿qué sigue? ¡Adelante! ¡Adelante! La lección número uno en la conducción de un vehículo es mantener los ojos en el camino delante de usted. Si nos centramos demasiado en el espejo retrovisor, nos perderemos lo que tenemos delante y nos encontraremos con más dolor y problemas. Por muy difícil que sea olvidar nuestro pecado, se nos dice que nos enfoquemos en el camino que Dios ha marcado para nosotros, nuestro destino y propósito en Él. ¿Te sientes atrapado en el pasado y arrepentido? Haz esta oración.

Oración para olvidar el pasado

Padre nuestro, alabado sea tu nombre! Has hecho un camino para perdonarme. Jesús tomaste todo mi pecado sobre ti mismo, y yo puedo salir libre. No es justo. Sino que es sólo por tu gracia.

Hoy me pongo en tu voluntad y tus manos por todo lo que has hecho por mí y por todo lo que has ganado. Has despejado el camino de mis escombros y me has dado una segunda oportunidad para un nuevo y fuerte comienzo en la vida.

Al arrepentirme de mi pecado, elijo creer en la buena nueva. Esa noticia declara que puedo cambiar mis aflicciones y mi manera de pensar pecaminosos a través de tu poder trabajando en mi corazón, mente y alma.

Elijo dejar el pasado en un basurero, y tomar las cosas buenas que tu tienes para mi y me ofreces a través de tu palabra, de la mano de aquel que me ama ¡El único que puede ayudarme! Aquel que nunca me dejará ni me abandonará. ¡El que me perdonó!

Espíritu Santo, sé mi guía constantemente, mi amigo más querido, mi confidente más cercano, mi compañero más verdadero, mi fuente de fortaleza, y toda la provisión de gracia que necesito para vencer las tentaciones y acusaciones del enemigo.

Yo elijo olvidar lo que está detrás de mí y alcanzarte a ti. Contigo puedo ir presionando siempre hacia adelante hacia el premio por el cual me has llamado.

 Hoy celebro tu gracia en el trabajo de mi vida. Esta es verdaderamente la buena nueva y es la mejor noticia!

En el nombre de Jesús,
amen!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here