Oración para el buen Morir

1253

La vida es un hermoso regalo que nos brinda Dios, pero también es fugaz y efímera. Llega un momento en el que todos nos enfrentamos al último suspiro, al trascender a un plano espiritual. En esos momentos de incertidumbre y trascendencia, muchos de nosotros anhelamos encontrar la paz y la gracia divina. Es en esos momentos donde esta puede brindarnos consuelo, fortaleza y una conexión profunda con nuestro creador.

🙏 Oración para el buen morir 🙏

¡Oh MI DIOS! Dios Todopoderoso, siento cómo los vínculos que unen mi alma y mi cuerpo se están desvaneciendo, y pronto rendiré cuentas por el uso que he hecho de la vida que dejo atrás.

Creo que mi cuerpo es solo la envoltura transitoria de mi alma y que, cuando haya dejado de vivir, despertaré en el mundo prometido.

Me enfrentaré a las consecuencias de las acciones buenas y malas que realicé; allí no habrá ilusiones ni escapatorias posibles. Todo mi pasado se desplegará ante mí y seré juzgado según mis obras.

No me llevaré nada de los bienes terrenales; honores, riquezas, satisfacciones vanas y el orgullo, todo lo que pertenece al cuerpo quedará en este mundo.

Solo llevaré conmigo lo que pertenece a mi alma, es decir, las cualidades buenas y malas que serán sopesadas en la balanza de una justicia rigurosa, y seré juzgado con mayor severidad si mi posición en la Tierra me ha brindado más oportunidades de hacer el bien y no las aproveché.

¡Dios misericordioso, que mi arrepentimiento llegue hasta ti! Te ruego que extiendas tu indulgencia sobre mí.

Si te dignas prolongar mi existencia, que el tiempo restante sea utilizado para reparar, en la medida de mis posibilidades, el mal que haya podido causar. Si mi hora ha llegado para siempre, llevaré conmigo la consoladora idea de que se me permitirá redimirme a través de nuevas pruebas para merecer un día la felicidad de los elegidos.

Sé que mi ángel guardián está aquí, cerca de mí, esperándome, y pronto lo veré como el me ve. Sé que encontraré a aquellos a quienes amé en la Tierra, si he sido digno, y los que dejo atrás vendrán a reunirse conmigo para que estemos juntos para siempre, y mientras tanto, podré visitarlos.

También sé que encontraré a aquellos a quienes ofendí, les ruego que me perdonen cualquier reproche: mi orgullo, mi dureza, mis injusticias, y que su presencia no me llene de vergüenza.

Perdono a todos aquellos que me han hecho daño o me han deseado mal en la Tierra, no albergaré ningún odio hacia ellos y ruego a Dios que les conceda su perdón.

Señor, dame fuerzas para dejar atrás sin pesar los placeres mundanos, que no son nada en comparación con los gozos puros del mundo al que voy a ingresar. Allí, para el justo, no hay tormentos, sufrimientos ni miserias; solo el culpable sufre, pero le queda la esperanza.

Amen.

Esta oración puede ser especialmente reconfortante para aquellos que enfrentan una enfermedad terminal, así como para aquellos que desean reflexionar sobre la finitud de la vida y la importancia de vivir con propósito y rectitud.

Esta poderosa oración nos invita a reflexionar sobre nuestra existencia y a encomendarnos a Dios en el momento de partir hacia el mundo de los espíritus. Nos recuerda que no podemos llevar con nosotros las posesiones materiales, sino que seremos juzgados por nuestras virtudes y acciones. Además, nos inspira a buscar la reconciliación, el perdón y el amor en nuestras relaciones con los demás.

Espero que esta oración te acompañe en tu momentos finales y te permita encontrar paz en la promesa de la eternidad y el amor divino.

Comparte esta oración a quien la pueda necesitar:

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here