Oración del Salmo 86 – Pidiendo la continuada misericordia de Dios

2644

El Salmo 86 es la oración de David, en donde pide por ser escuchado, estando afligido. Implora porque su alma se guarde, y se salve a todo siervo que en él confíe. Se habla de Jehová bueno y perdonador, que tiene gran misericordia para aquellos que lo invocan. 

Se reconoce que no hay otro como él entre los dioses, y por ello cada una de las naciones que hizo lo adorarán. Es grande, y el hacedor de maravillas.  David ruega porque el camino le sea mostrado, y así el alabará y glorificará su nombre para siempre.

Indice de Contenidos

oracion-salmo-86

🙏Oración Salmo 86🙏

Inclina, oh Jehová, tu oído, respóndeme,
porque estoy afligido y necesitado.

Guarda mi alma, porque soy piadoso;
salva tú, oh Dios mío, a tu siervo que en ti confía.

Ten misericordia de mí, oh Señor,
porque a ti clamo todo el día.

Alegra el alma de tu siervo,
porque a ti, oh Señor, elevo mi alma.

Porque tú, Señor, eres bueno y perdonador,
y abundas en misericordia para con todos los que te invocan.

Da oídos, oh Jehová, a mi oración
y atiende a la voz de mis ruegos.

En el día de mi angustia te invocaré,
porque tú me responderás.

Ninguno hay como tú entre los dioses, oh Señor,
ni obras que igualen tus obras.

Todas las naciones que hiciste vendrán
y adorarán delante de ti, oh Señor,
y glorificarán tu nombre,

porque tú eres grande y hacedor de maravillas;
solo tú eres Dios.

Enséñame, oh Jehová, tu camino; caminaré yo en tu verdad;
consolida mi corazón para que tema tu nombre.

Te alabaré, oh Jehová, Dios mío, con todo mi corazón,
y glorificaré tu nombre para siempre.

Porque tu misericordia es grande para conmigo,
y has librado mi alma de lo más profundo del Seol.

Oh Dios, los soberbios se han levantado contra mí,
y una congregación de violentos ha buscado mi vida,
y no te han puesto delante de sí.

Mas tú, oh Señor, Dios misericordioso y clemente,
lento para la ira y que abundas en misericordia y verdad,

vuélvete hacia mí y ten misericordia de mí;
da tu fortaleza a tu siervo,
y salva al hijo de tu sierva.

Haz conmigo una señal para bien,
y véanla los que me aborrecen y sean avergonzados,
porque tú, oh Jehová, me ayudaste, y me consolaste.

Explicación del Salmos 86

Vídeo de la Oración del Salmo 86

Comparte esta oración a quien la pueda necesitar:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here