Oración A San Vicente Ferrer Para Pedir En Momentos Difíciles Y Más

1016

San Vicente Ferrer, fraile aragonés y predicador de renombre que ayudó a acabar con el Gran Cisma de Occidente. En 1367 ingresó en la orden dominicana de Valencia, donde fue nombrado profesor de teología. En 1394 el antipapa Benedicto XIII lo nombró confesor y teólogo en su corte de Aviñón, pero cinco años más tarde Vicente renunció a las misiones.

Oración A San Vicente Ferrer

Viajando a través de Borgoña, el sur de Francia, Suiza, el norte de Italia y España, atrajo a multitudes de todo el mundo y tuvo un éxito notable en ganar conversos judíos. Era conocido por su pobreza y austeridad religiosa, incluyendo el ayuno perpetuo, y se creía que tenía el don de los milagros.

En un esfuerzo por terminar con el cisma, había intentado dos veces persuadir a Benedicto para que renunciara a su pretensión papal. En 1412 fue uno de los nueve jueces que eligieron a Fernando I rey de Aragón, y persuadió a Fernando para que dejara de apoyar a Benito, ayudando así a acabar con el cisma.

Vivió para ver la elección del Papa Martín V en noviembre de 1417, en la que se puso fin oficialmente al Gran Cisma de Occidente. Los dos últimos años de su vida se dedicaron a la predicación en el norte de Francia.

Oración a San Vicente Ferrer, para necesidades urgentes

Mi glorioso padre San Vicente, mi benefactor más amoroso, convencido de la gloria y el poder que disfrutas ante Dios, y que ejercitas en nombre de todos tus verdaderos devotos, y animado también con gran confianza en tu poderoso patrocinio:

Yo me arrodillo ante tu santa imagen, como un hijo ante su amante padre, como un pobre vasallo ante su generoso rey, como un afligido paciente ante su compasivo médico. Mírame aquí arrodillado a tus benditos pies, lleno de dolor y tristeza, enfermedad y miseria, lleno de toda clase de necesidades tanto del alma como del cuerpo. A ti recurro con toda mi fe y con confianza para que te dignes a curarme, quitándome mis angustias y concediéndome los favores que te pido.

Ayúdame, pues, mi Santo, poderoso y clemente; sáname de las enfermedades que me afligen; obtén de Dios la gracia de convertirme de todo corazón a Él y de servirle hasta la muerte; consuélame y anímame en todas mis obras con tu santa asistencia; líbrame de todos los peligros que me rodean en todas partes, y consérvame siempre en la salud del alma y del cuerpo que necesito para que, de esta manera, pueda cumplir con los mandamientos divinos y las obligaciones de mi propio estado, y pueda también continuar honrándote con una ferviente devoción y con toda mi más tierna gratitud por tu bondad y bondad, siendo como un verdadero padre para mí.

Escúchame, mi Santo, aceptando mis gritos y concediéndome los favores que te pido y que espero, concédeme también la gran dicha de imitarte en tus preciosas virtudes, especialmente en el amor a Jesucristo, nuestro Divino Redentor, en la caridad hacia el prójimo, en la mortificación de mis sentidos, en la tierna y constante devoción a nuestra muy amada Madre, la Santísima Virgen del Rosario, y, finalmente, en la continua meditación de mi muerte y del tremendo día del juicio. Que así sea. Amén

Oración a San Vicente Ferrer, para pedir salud

Oh mi protector, San Vicente Ferrer, como el Dios eterno ha depositado en ti un tesorero inagotable de gracia y de virtudes sobrenaturales, escucha mi sincera petición y ayúdame con tu intercesión, más poderosa ahora que cuando estabas en la tierra.

Por lo tanto, con ciega confianza me pongo a tus pies, para pedir por todos los que me preocupan, pero más particularmente por (el favor especial). Oh glorioso santo, que no se engañe mi confianza en ti. Presenta para mí, a la Divina Majestad, tus oraciones suplicantes y vela por mi alma. Si la tristeza y las pruebas aumentan, así también aumentará mi regocijo, y que mi paciencia crezca con cada día, para así poder salvar mi alma. Amén.

Oración de Novena a San Vicente Ferrer

Esta novena a San Vicente Ferrer para realizarla durante 9 días consecutivos, podrás pedir el favor que necesites, con mucha fe lograras obtener buenos resultados.

Oremos a San Vicente Ferrer

Oh glorioso Apóstol y obrero de milagros, San Vicente Ferrer, nuevo ángel del Apocalipsis y protector nuestro, recibe nuestras humildes oraciones y obtén para nosotros una copiosa lluvia de favores divinos.

Por ese amor con que se inflamó tu corazón, obtén para nosotros del Padre de las misericordias el perdón de todos nuestros pecados, la confirmación en la fe, y la perseverancia en las buenas obras; para que viviendo como cristianos buenos y fervientes podamos llegar a ser dignos de tu poderoso patrocinio.

Extiende tu patrocinio también a nuestros cuerpos, y líbranos de nuestras enfermedades. Protege nuestras tierras de la violencia de la tempestad y el granizo, y aleja la desgracia de nosotros. Así, bendecidos por ti en los bienes del alma y del cuerpo, seremos siempre devotos de ti, y un día te veremos en el cielo, allí contigo para alabar a Dios por los siglos de los siglos. Amén.

Oración de San Vicente Ferrer para estar sin pecado a la hora de la muerte

Señor Jesucristo, que quieres que ningún hombre perezca, y a quien nunca se suplica sin la esperanza de misericordia, porque Tú dijiste con tus labios santos y benditos: “Todo lo que pidiereis en mi nombre, os será hecho”; yo os pido, oh Señor, por amor de tu santo nombre, que me concedáis en la hora de mi muerte plena conciencia y poder de palabra, sincera contrición por mis pecados, verdadera fe, firme esperanza y perfecta caridad, para que pueda deciros con corazón limpio: En tus manos, Señor, encomiendo mi espíritu: Me has redimido, oh Dios de la verdad, que eres bendito por los siglos de los siglos. Amén.

7.-  Peticiones a San Vicente Ferrer

(Puede ser dicho todos los viernes.)

Primera Oración: Fielísimo San Vicente, tú que con tanto celo extendiste la fe de Jesucristo, concédeme, te lo ruego, que uniendo mis obras a mi fe, tenga, como tú, una fe viva; que hasta el último momento de mi vida, desee vivir y morir en la fe que tú tuviste, y que, como tú, pueda decir a mi Señor: “Creo, Señor, creo.”

Rezar:

  • Padre nuestro
  • Ave María
  • Gloria al Padre

Segunda Oración: Oh, muy amable San Vicente, concédeme que, a ejemplo tuyo, una mi esperanza a mi fe, apoyándome únicamente en la generosidad del Señor. Y aunque me poseo indigno, a causa de los innumerables pecados que he cometido, alimento en el fondo de mi corazón la firme esperanza de poder bendecir y ensalzar por toda la eternidad las misericordias de mi Dios.

Rezar:

  • Padre nuestro
  • Ave María
  • Gloria al Padre

Tercera Oración: Oh muy bueno y bondadoso San Vicente, vosotros que estáis todos inflamados de caridad, obtenedme la gracia de amar a Dios sobre todas las cosas, para que ardiendo con un amor santo, no ofenda nunca a mi Dios por el interés ni por ningún placer mundano; sino que le ame para siempre e implore Su Divino Amor.

Rezar:

  • Padre nuestro
  • Ave María
  • Gloria al Padre

Cuarta Oración: Oh muy humilde San Vicente, tú que tienes los sentimientos más profundos de humildad, obtenme de nuestro Señor, te suplico esta virtud, para que pueda fijar para siempre mis pensamientos en mi miseria, mis imperfecciones y mi nada. Haz que nunca me asalte el orgullo, y que, para mantenerme humilde y pequeño en mi propia estimación, tenga siempre presente en mi mente esta gran verdad: “Dios resiste a los soberbios y da gracia a los humildes”.

Rezar:

  • Padre nuestro
  • Ave María
  • Gloria al Padre

Quinta Oración: San Vicente purísimo, que hasta la muerte conservó sin mancha el hermoso lirio de tu virginidad, responde de que pueda mantener pura mi mente ante los ojos de Dios, que tenga horror ante todo pensamiento impuro, y que, por tu intercesión, Dios me conceda mi oración. “Crea un corazón limpio en mí, oh Dios, y renueva un espíritu recto en mis entrañas.”

Rezar:

  • Padre nuestro
  • Ave María
  • Gloria al Padre

Sexta Oración: Oh gran San Vicente, tú que fuiste un mártir de la penitencia, obtén para mí de Dios el espíritu de compunción y un verdadero dolor por mis pecados, para que pueda llorar sobre ellos, y detestarlos con un corazón verdaderamente contrito, y así pueda recibir el perdón de Dios de ellos, que humildemente imploro. “Un corazón arrepentido y humilde, oh Dios, no despreciarás.”

Rezar:

  • Padre nuestro
  • Ave María
  • Gloria al Padre

Séptima Oración: Oh San Vicente, tú que has hecho milagros tan maravillosos, nunca rechazarás las humildes súplicas de aquellos que se consagran a tu culto. Te suplico que seas mi Protector en la vida y en la muerte. En la vida para ayudarme en mis necesidades; en la muerte para ayudar a mi alma, para que alcance la salvación eterna, y para que así, habiendo glorificado a Dios a través de ti en la tierra, pueda glorificarlo a Él contigo en el cielo, por los siglos de los siglos. Amén.

Rezar:

  • Padre nuestro
  • Ave María
  • Gloria al Padre

Letanía de San Vicente Ferrer

  • Santa María, Reina del Santísimo Rosario, ruega por nosotros.
  • Santo Domingo, nuestro augusto Padre, ruega por nosotros.
  • San Vicente Ferrer, ruega por nosotros.
  • San Vicente, gloria de Valencia,
  • San Vicente, lirio de la pureza,
  • San Vicente, milagro de la piedad desde la infancia,
  • San Vicente, intérprete de la Santísima Trinidad,
  • San Vicente, luz ardiente de caridad,
  • San Vicente, espejo de penitencia,
  • San Vicente, trompeta de la salvación eterna,
  • San Vicente, flor de la sabiduría celestial,
  • San Vicente, predicador del santo Evangelio,
  • San Vicente, poderoso de palabra y obra,
  • San Vicente, profeta de Cristo que ha de venir,
  • San Vicente, muy devoto de la Madre de Dios,
  • San Vicente, siempre muy piadoso,
  • San Vicente, ferviente reconciliador de almas,
  • San Vicente, generoso con los pobres,
  • San Vicente, el maestro más erudito,
  • San Vicente, santísimo predicador,
  • San Vicente, el más ilustre de los milagros,
  • San Vicente, amado por Jesucristo,
  • San Vicente, el más adicto a la oración,
  • San Vicente, ardiente por la salvación de las almas,
  • San Vicente, verdadero modelo de humildad,
  • San Vicente, confesor lleno de conocimientos,
  • San Vicente, el más poderoso resucitador de los muertos,
  • San Vicente, salud de los enfermos,
  • San Vicente, apoyo de la Santa Fe,
  • San Vicente, maestro de penitentes,
  • San Vicente, refugio de los afligidos,
  • San Vicente, el resplandor de los elegidos,
  • San Vicente, conquistador de demonios,
  • San Vicente, compañero de los ángeles,
  • San Vicente, tesoro de virtudes,
  • San Vicente, la vista de los ciegos,
  • San Vicente, oyendo a los sordos,
  • San Vicente, el discurso del tonto,
  • San Vicente, consuelo de los desolados,
  • San Vicente, que lleva en el cielo la doble corona de la virginidad y el doctorado,
  • San Vicente, gloria inmortal de la Orden de Predicadores,
  • San Vicente, poderoso protector de los que buscan tu ayuda,
  • San Vicente, protector de todos los que te invocan, ruega por nosotros.

Oremos a San Vicente Ferrer, para casos urgentes y salir de la miseria

Oh Dios, que por la saludable predicación del Beato Vicente, tu confesor, llamaste misericordiosamente a la multitud de la gente al ardor de tu amor y al temor del terrible juicio, concédenos, por sus méritos e intercesión, que estemos seguros de ese terrible juicio, y disfrutemos de tus promesas en eterna bienaventuranza. Por Cristo nuestro Señor. Amén.

Video sobre Oraciones a San Vicente Ferrer

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here