Oración A La Virgen De Guadalupe | Para Pedir Protección, Amor Y Más

3730

Nuestra Señora de Guadalupe, rosa mística o Virgen de Guadalupe, intercede en cualquier caso, situación o problema por lo que estés pasando. Protege la Santa Iglesia, al Soberano Pontífice, ayuda a todos los que la invocan en sus necesidades, la oración a la Virgen de Guadalupe, toca un acontecimiento extraordinario. Su aparición a un indio azteca convertido al catolicismo llamado Juan Diego en el Cerro Tepayac, cerca de la Ciudad de México el 9 de diciembre de 1531.

Indice de Contenidos

Oración a la Virgen De Guadalupe

Le pidió que le dijera al obispo local que le gustaría que se construyera una iglesia en su honor. Cuando el obispo, Juan de Zummaraga, un franciscano devoto, le pidió a Juan Diego una señal que demostrara la autenticidad de su petición, María le ayudó de dos maneras muy especiales!

Primero, instruyó a Juan Diego para que recogiera rosas frescas castellanas que normalmente no se encuentran en el paisaje rocoso y estéril del cerro Tepayac y luego le pidió que se las llevara al obispo en su tilma, instruyéndole que no abriera su manto hasta que viera a Zumárraga.

El obispo, un franciscano devoto, se conmovió tanto cuando vio a Juan Diego esta vez, el 12 de diciembre, que cayó de rodillas y accedió a la petición de la Virgen. No sólo estaba sorprendido por las rosas que caían de la tilma de Juan Diego.

Aún más increíble fue la imagen que vio de María como nuestra Señora de Guadalupe, impresa en su manto ¡tal como la había descrito Juan Diego!

Oración a la Virgen de Guadalupe para Protección

Nuestra Señora de Guadalupe, Rosa Mística, intercede por la Santa Iglesia, protege al Soberano Pontífice, ayuda a todos los que te invocan en sus necesidades, y desde que eres siempre Virgen María, y Madre del Verdadero Dios, obtén para nosotros de tu Santísimo Hijo la gracia de guardar nuestra fe, de dulce esperanza en medio de la amargura de la vida, de la ardiente caridad y del precioso don de la perseverancia final. Amén.

Oración a la Virgen de Guadalupe para rezar todos los días

Recuerda, Virgen de Guadalupe, que en tus apariciones en el Tepeyac prometiste mostrar piedad y compasión a todos los que, amándote y confiando en ti, buscan tu ayuda y protección.

Por consiguiente, escucha ahora nuestras súplicas y concédenos consuelo y alivio. Estamos llenos de esperanza de que, contando con su ayuda, nada pueda molestarnos o afectarnos. Así como tú has permanecido con nosotros a través de tu admirable imagen, así también ahora obtén para nosotros las gracias que necesitamos. Amén.

Oración a nuestra señora de Guadalupe por el amor

Virgen María de Guadalupe, que en tus apariciones celestiales en el monte del Tepeyac, prometiste mostrar tu compasión y piedad hacia todos los que, amándote y confiando en ti, buscan tu ayuda y te invocan en sus necesidades y aflicciones.

Prometiste escuchar nuestras súplicas, secar nuestras lágrimas y darnos consuelo y alivio. Nunca se supo que alguien que huyó a tu protección, imploró tu ayuda, o buscó tu intercesión, ya sea para el bienestar común, o en ansiedades personales, no fue ayudado.

Inspirados por esta confianza, volamos hacia ti, oh María, siempre Virgen Madre del Dios Verdadero! Aunque estamos afligidos por el peso de nuestros pecados, venimos a postrarnos en tu augusta presencia, seguros de que te dignarás a cumplir tus promesas misericordiosas. Estamos llenos de esperanza de que, estando bajo tu sombra y protección, nada nos molestará ni nos afligirá, ni necesitamos temer la enfermedad, ni la desgracia, ni ninguna otra pena.

Tú has decidido permanecer con nosotros a través de tu admirable imagen, tú que eres nuestra Madre, nuestra salud y nuestra vida. Poniéndonos bajo tu mirada maternal y recurriendo a ti en todas nuestras necesidades, no necesitamos hacer nada más. Oh Santa Madre de Dios, no desprecies nuestras peticiones, sino que en tu misericordia escúchanos y respóndenos. [Aquí mencione su petición.].Amén

Oración a la Virgen de Guadalupe para el dinero

Oh, Nuestra Señora de Guadalupe, rosa mística, intercede por la Santa Iglesia, proteger al Soberano Pontífice, ayuda a todos los que te invocan en sus necesidades, y ya que eres la siempre Virgen María y Madre del verdadero Dios, obténgamos de su santísimo Hijo la gracia de mantener nuestra fe, dulce esperanza en medio de la amargura de la vida, caridad ardiente y el precioso don de la perseverancia final.

Querida señora, fructífera Madre de la Santidad, enséñame tus caminos de mansedumbre y fortaleza.  Escucha mi plegaria, ofrecida con profunda confianza para pedir este favor…. (Indique aquí su petición de oración.)

Oh, María, concebido sin pecado, Vengo a tu trono de gracia para compartir la ferviente devoción de tus fieles hijos mexicanos que te llaman bajo el glorioso título «Guadalupe» la Virgen que aplastó a la serpiente.

Reina de los Mártires, cuyo Corazón Inmaculado fue traspasado por siete espadas de dolor, ayúdame a caminar valientemente entre las afiladas espinas que se extienden a lo largo de mi camino.

Invocar al Espíritu Santo de Sabiduría para fortalecer mi voluntad de frecuentar los Sacramentos para que, así iluminado y fortalecido, puede que prefiera a Dios a todas las criaturas y evitar cada ocasión de pecado.

Ayúdame, como una rama viva de la Vid que es Jesucristo, para ejemplificar su caridad divina siempre buscando el bien de los demás. Reina de los Apóstoles, ayúdame a ganar almas para el Sagrado Corazón de mi Salvador.

Mantén mi apostolado sin miedo, dinámico y articulado, proclamar la soledad amorosa de nuestro Padre celestial para que los caprichosos escuchen sus súplicas y obtener el perdón, por los méritos de tu Hijo Misericordioso, Nuestro Señor Jesucristo. Amén.

Oración a la Virgen de Guadalupe para pedir por los hijos

Querida Mary, su mensaje de amor y cuidado en el Cerro Tepeyac flotó como una nana cantarina en el fresco y dorado amanecer. Suavemente llamaste a Juan Diego, “el menor de tus hijos “un hombre de mediana edad, pero sin culpa y con un espíritu infantil.

A través de él invitaste a todos tus hijos a venir a ti, la siempre virgen Madre de Dios, que te vea como una madre que sólo quería mostrar el amor de una madre. Les darías todo lo que necesitaran, ayuda y protección, fuerza y confort. Como prueba duradera de que nos dejaste tu propia foto maravillosa, sin ser pintado por ninguna mano humana.

Hoy les traemos a ustedes nuestro hijo N.___________________ (aún no nacido). Que este pequeño siempre sepa y amarte como a una santa María, Madre del Dios verdadero en quien vivimos y tenemos nuestro ser. Que esta nueva alma, recién respirado del creador, dando vida al cuerpo, ser como el alma de Juan Diego, simple, puro y bueno.

Querida señora de Guadalupe, tocar este pétalo de nuestros corazones con las rosas invernales del Tepeyac, para que una fragante alegría y paz se extienda por el camino de la vida terrenal, recordando a los hombres de ti y dulcemente atrayéndolos a tu corazón en espera.

Toma a este niño como tuyo. Una dama encantadora y recatada, envuelto en el manto de tu cuidado, hasta el día en que en una nueva tierra, todos tus hijos se unan a ti, su misericordiosa madre, alabando y agradeciendo sin cesar a Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo. Amén.

Oración a la Virgen de Guadalupe para casos imposibles y urgentes

Recuerda, Virgen de Guadalupe, que en tus apariciones celestiales en el monte del Tepeyac, prometiste mostrar tu compasión y piedad hacia todos aquellos que, amándote y confiando en ti, buscan tu ayuda y te invocan en sus necesidades y aflicciones. Prometiste escuchar nuestras súplicas, secar nuestras lágrimas y darnos consuelo y alivio.

Nunca se ha sabido que alguien que huyó a tu protección, imploró tu ayuda, o buscó tu intercesión, no haya sido ayudado. Inspirados por esta confianza, volamos hacia ti, oh María, siempre Virgen Madre del Dios verdadero! Aunque estamos afligidos por el peso de nuestros pecados, venimos a postrarnos ante ti. Confiamos plenamente en que, estando bajo tu sombra y protección, nada nos molestará ni nos afligirá, ni debemos temer la enfermedad, la desgracia o cualquier otra aflicción.

Oh Virgen de Guadalupe, tú quieres permanecer con nosotros a través de tu admirable Imagen, tú que eres nuestra Madre, nuestra salud y nuestra vida. Poniéndonos bajo tu mirada maternal, y recurriendo a ti en todas nuestras necesidades, no necesitamos hacer nada más.

Oh Santa Madre de Dios, no desprecies nuestras peticiones, sino que en tu misericordia escúchanos y respóndenos. Amén

Oración a la Virgen de Guadalupe para pedir un milagro

Acuérdate, Virgen de Guadalupe, que en sus apariciones en el Monte Tepeyac prometiste mostrar piedad y compasión a todos los que, amando y confiando en ti, busque su ayuda y protección.

Por consiguiente, escuchen ahora nuestras súplicas y concédenos consuelo y alivio. Estamos llenos de esperanza, confiando en tu ayuda, nada puede molestarnos o afectarnos. Como tú te has quedado con nosotros a través de tu admirable imagen, así que ahora obtén para nosotros las gracias que necesitamos. Amén.

Cómo rezar la coronilla (Rosario) a Nuestra Señora de Guadalupe

La Coronilla de Nuestra Señora de Guadalupe tiene una cruz, 21 cuentas y una medalla. Entre la cruz y la medalla, hay 1 cuenta, un juego de 4 cuentas y luego otra cuenta. En el resto de la Coronilla, hay 4 juegos de 3 cuentas, cada uno separado por 1 cuenta (un total de 3).

Comience con la siguiente oración:

«Nuestra Señora de Guadalupe, Mística Rose, intercede por nuestra Santa Iglesia, proteger al soberano Pontífice, ayuda a todos los que te invocan en sus necesidades, y ya que eres la siempre Virgen María y Madre del verdadero Dios, obténganos de su Santísimo Hijo la gracia de mantener nuestra fe, de dulce esperanza en medio de la amargura de la vida, de caridad ardiente, y el precioso don de la perseverancia final». Amén.

 En la primera cuenta, reza 1

«Padre nuestro…».

Rezar 4

«Ave Marías…»

En el set de 4 cuentas en honor a las 4 apariciones de Nuestra Señora de Guadalupe al Beato Juan Diego.

Reza 1

«Gloria a Dios…».

Cada juego de 3 cuentas representa una aparición.

La Primera Aparición:

 Nuestra Señora de Guadalupe se aparece al Beato Juan Diego. La Virgen pide un templo en su honor.

Reza 1 «Padre nuestro…»

Oración:

«Nuestra Señora de Guadalupe, mi Reina y mi Madre, Te agradezco por tu primera aparición. al Beato Juan Diego cuando revelaste que eres la Virgen Pura, María, Madre del verdadero Dios y Madre de todos los hombres.

Le agradezco que haya pedido un templo para que se construyera donde estabas, para dar testimonio de tu amor, tu compasión, su ayuda y su protección para todos los que te quieran, confiar en ti, e invocar tu ayuda.»

Reza 3

«Ave Marías…»

seguido de 1

«Gloria a Dios…».

La Segunda Aparición:

Nuestra Señora de Guadalupe anima al Beato Juan Diego después de su regreso de la casa del Obispo.

Reza 1″Padre nuestro…»

Oración:

«Nuestra Señora de Guadalupe, mi Reina y mi Madre, Te agradezco por tu segunda aparición al Beato Juan Diego cuando, a su regreso de la casa del Obispo, se arrodilló en la humillación y la derrota ante ti

 ya que fue incapaz de cumplir su misión. Les agradezco el coraje y el aliento que le diste al Beato Juan Diego para hacer una segunda llamada al Obispo.»

Reza 3 «Ave Marías…»

seguido de 1

«Gloria a Dios…».

La Tercera Aparición:

 Nuestra Señora de Guadalupe promete un signo al Beato Juan Diego para el Obispo.

 Reza 1″Padre nuestro…»

 Oración:

«Madre, te agradezco por tu tercera aparición al Beato Juan Diego cuando, después de este intento fallido de construir un templo, que le dijiste que así sea, hijo. Regresa mañana para que puedas asegurarte para el Obispo, el signo que ha pedido. Cuando esto esté en tu posesión, te creerá; ya no dudará más de tu mundo y sospechar de tu buena fe. Ten la seguridad de que te recompensaré por todo lo que has pasado».

Reza 3

«Ave Marías…» seguido de 1

«Gloria a Dios…».

La Cuarta Aparición:

Nuestra Señora de Guadalupe cumple su promesa mostrándose en la tilma del Beato Juan Diego.

 Reza 1 «Padre nuestro…»

Oración:

Nuestra Señora de Guadalupe, mi Reina y mi Madre, Os doy las gracias por vuestra cuarta aparición al Beato Juan Diego cuando le ordenaste que recogiera las rosas que encontraría en la cima de la colina y traértelos.

Le agradezco que los haya arreglado en su tilma cuando dijiste, este racimo de rosas es el signo que llevarás al Obispo. Debes decirle, en mi nombre, que en esto reconocerá mi voluntad y que debe cumplirla. Serás mi embajador, totalmente digno de mi confianza. Sólo en presencia del Obispo ¿desplegarás tu manto y revelar lo que llevas».

Ore 3 «Ave Marías…» seguido de 1 «Gloria…».

 Oración final:

Virgen de Guadalupe, que en tu aparición celestial en el Monte del Tepeyac, prometiste mostrar tu compasión y piedad hacia todos los que, amando y confiando en ti, busca tu ayuda e invoca a ti en sus necesidades y aflicciones; también para escuchar nuestras súplicas, para secar nuestras lágrimas y darnos consuelo y alivio.

Inspirado con esta confianza nos presentamos ante tu augusta presencia, seguro de que te dignarás para cumplir tus promesas misericordiosas.

Estamos llenos de esperanza, bajo tu protección nada nos molestará ni nos afligirá. Tú has deseado permanecer con nosotros a través de tu admirable imagen, tú que eres nuestra Madre, nuestra salud y nuestra vida. Oh María, Madre de Dios, escucha nuestras peticiones y con tu misericordia respóndenos. Amén

Oración opcional a Nuestra Señora de Guadalupe

Nuestra Señora de Guadalupe, mi madre, en tus manos unidas en oración, toma mis oraciones, peticiones y esperanzas, y preséntaselas a Jesús de mi parte.

Recordando el amor y cuida tus manos que le has dado, no rechazará lo que tienen ahora, aunque sean de mi parte. Amén.

Video de Oración a la Virgen de Guadalupe

Comparte esta oración a quien la pueda necesitar:

1 Comentario

  1. ESTOY REZANDO ESTA ORACIÓN A CADA MOMENTO, A CADA INSTANTE DÍA Y NOCHE:
    Oracion a la Virgen de Guadalupe para casos difíciles, imposibles y desesperados
    Oh Madre mia de Guadalupe!
    Señora mia Santísima
    hija de Dios Padre, Virgen Purísima,
    gloriosa, dulce, bendita,
    no nos dejes sin tu ayuda Madre querida
    libranos de todos los peligros
    auxilianos en las necesidades,
    resuelve favorablemente
    nuestros dificiles problemas
    pues sabemos que para ti no hay imposibles
    A tu misericordioso corazón,
    todo amor, magnanimidad y dulzura,
    y ante los pies de tu sagrada imagen
    quiero hoy confiar mis difíciles, casi imposibles,
    problemas, angustias y penas,
    mis necesidades desesperadas
    para las que no encuentro salida,
    por ser superiores a mis fuerzas humanas
    y que tú, como Madre mía, bien conoces.
    Problemas para los que no veo solución,
    dificultades que me parecen insuperables,
    aflicciones que agobian mi corazón con un dolor profundo e insoportable y que ya no lo aguanto y me hace sentir como que me quedé y no cumplí con lo que tenía que hacer y no me deja en paz, a cada momento, a cada instante me duele durísimo el corazón y ya no lo soporto más, es un dolor demasiado intenso y profundo e imparable que me carcome por dentro y me
    y me hacen sentir frustrada,abrumada, sola y abandonada,
    disgustos, contrariedades y necesidades
    que te confio Santisima Madre mía de Guadalupe
    para que tú hagas el imposible
    de darias satisfactoria solución
    QUIERO GRADUARME EN LA UNIVERSIDAD Y CONVERTIRME EN PROFESIONAL
    Oh gloriosa Madre,
    estoy seguro que con tu poder de mediación,
    con el amor que sientes por todos nosotros, tus hijos,
    con tu inmensa bondad,
    no dejaras que la ansiedad y el desconsuelo
    que hoy me invade y grandemente me afecta en todo sentido,
    quede sin remedio.
    En tus manos encomiendo mi vida,
    mi fe, mi esperanza, y todo mi ser,
    nunca me abandones, nunca me dejes.
    Madre dame tu ayuda y protección
    y haz que me bendiga el Padre,
    el Hijo y el Espiritu Santo.
    Amén.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here