Oración del Salmo 66 – Alabanza por los hechos poderosos de Dios

2601

En el Salmo 66 se pide que se aclame a Dios con alegría, recordarle lo asombroso de sus obras, y como sus enemigos se someten a la grandeza de su poder. Habla sobre cómo la tierra lo adorará, y le cantará en su nombre. 

Se habla de la manera que Dios ha probado su poder, como ha puesto a su pueblo en los escenarios más difíciles y logró sacarlos con abundancia. De la necesidad que tiene el hombre de contar cómo ha construido su alma, y como no lo hubiese escuchado si no fuera puro.

Indice de Contenidos

oracion-salmo-66

🙏Oración Salmo 66🙏

Aclamad a Dios con alegría, toda la tierra.

Cantad la gloria de su nombre;
haced gloriosa su alabanza.

Decid a Dios: ¡Cuán asombrosas son tus obras!
Por la grandeza de tu poder se someterán a ti tus enemigos.

Toda la tierra te aadorará,
y cantará alabanzas a ti.
Cantarán alabanzas a tu nombre. Selah

Venid y ved las obras de Dios,
asombroso en hechos para con los hijos de los hombres.

Convirtió el amar en tierra seca;
por el río pasaron a pie;
allí en él nos regocijamos.

Él se enseñorea con su poder para siempre;
sus ojos vigilan las naciones;
no se enaltezcan los rebeldes. Selah

Bendecid, oh pueblos, a nuestro Dios,
y haced oír la voz de su alabanza.

Él es el que guarda nuestra alma con vida,
y no permitió que nuestros pies resbalasen.

Porque tú anos probaste, oh Dios;
nos refinaste como se refina la plata.

Nos metiste en la red;
pusiste pesada carga en nuestros lomos.

Hiciste cabalgar hombres sobre nuestra cabeza;
pasamos por el fuego y por el aagua,
y nos bsacaste a la abundancia.

Entraré en tu casa con holocaustos;
te pagaré mis votos,
los que pronunciaron mis labios
y habló mi boca cuando angustiado estaba.

Holocaustos de animales engordados te ofreceré,
con incienso de carneros;
sacrificaré novillos y machos cabríos. Selah

Venid, oíd todos los que teméis a Dios,
y contaré lo que ha hecho por mi alma.

A él clamé con mi boca,
y ensalzado fue con mi lengua.

Si en mi corazón hubiese yo mirado a la iniquidad,
el Señor ano me habría oído.

Mas ciertamente me oyó Dios;
atendió a la voz de mi súplica.

Bendito sea Dios,
que no desechó mi oración ni apartó de mí su misericordia.

Explicación del Salmos 66

Vídeo de la Oración del Salmo 66

Comparte esta oración a quien la pueda necesitar:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here