Oración A San Agustín | Para Pedir Protección, Hijos, Enfermos, Y Más

1118

La vida de San Agustín comenzó en el año 354 d.C., hijo de un funcionario romano en el norte de África. A los 19 años, leyó un ensayo de Cicerón sobre el significado de la “verdad”, y fue entonces cuando Agustín se dedicó a perseguir una noción tan intrigante, aunque ilusoria.

Oración A San Agustín

Durante su viaje filosófico, Agustín experimentó una gran cantidad de dolor y sufrimiento en su vida. Pasó por fases de depresión severa y dolor debilitante. Él fue testigo de cosas que no podían reconciliarse con la doctrina teológica. Fue esta irreconciliable compensación entre la verdad y el mal lo que mantuvo a Agustín saltando de filosofía en filosofía por más de una década.

A la edad de 31 años, Agustín tuvo una experiencia sobrenatural “como si una luz de alivio de toda ansiedad inundara mi corazón”. Fue entonces cuando “todas las sombras de la duda se disiparon” y aceptó a Dios como parte de su vida.

En la oración a san Agustín, pedimos al gran converso al cristianismo que interceda por nosotros, para que abandonemos el mal y crezcamos en virtud. Nuestra vida terrenal no es más que una preparación para la eternidad, y la verdadera caridad el amor es un anticipo del Cielo.

Oración a San Agustín para encontrar la paz

Te suplicamos humildemente y te suplicamos, oh Agustín tres veces bendecido, que te acuerdes de nosotros, pobres pecadores, en este día, cada día, y en la hora de nuestra muerte, para que por tus méritos y oraciones podamos ser liberados de todos los males, tanto del alma como del cuerpo, y del aumento diario en virtudes y buenas obras; obténganos para que conozcamos a nuestro Dios y nos conozcamos a nosotros mismos, para que en su misericordia nos haga amarle más que a todas las cosas de la vida y de la muerte; impartidnos, os lo suplicamos, alguna parte de ese amor con el que tan ardientemente resplandeces, para que nuestros corazones se enciendan con este amor divino, partiendo felizmente de este peregrinaje mortal, y merezcamos alabar con vosotros el corazón amoroso de Jesús por una eternidad interminable.

Oración a San Agustín para todos los días

Oh, gran Agustín, nuestro padre y maestro, que conoce los brillantes caminos de Dios y también los caminos torcidos de los hombres, admiramos las maravillas que la gracia divina ha funcionado en ti, convirtiéndote en un testigo apasionado a la verdad y a la bondad al servicio del prójimo.

En el comienzo de un nuevo milenio marcado por la Cruz de Cristo, enséñanos a leer la historia a la luz de la divina Providencia, que guía los eventos del encuentro final con el Padre. Guíanos hacia metas de paz, encendiendo en nuestros corazones su propio deseo por los valores en el que nosotros, con la fuerza que viene de Dios, puede construir la “ciudad del hombre”.

Que la profunda enseñanza que dibujaste, con un estudio amoroso y paciente, de las fuentes siempre vivas de la Escritura ilumina a todos los que hoy son tentados alienando espejismos. Que tengas el coraje para ellos para emprender el camino hacia ese “hombre interior” en el que el Uno, que es el único que puede restaurar la paz a nuestros corazones inquietos, espera.

Muchos de nuestros contemporáneos parecen tener perdió la esperanza de llegar, en medio de las muchas ideologías en conflicto, la verdad que siguen anhelando en lo más profundo de sus corazones. Enséñales a no abandonar nunca su búsqueda en la certeza de que, al final, sus esfuerzos serán recompensados por el encuentro satisfactorio con esa, suprema Verdad, que es la Fuente de toda verdad creada.

Por último, San Agustín, comunicarnos también una chispa de ese amor ardiente por la Iglesia, la madre católica de los santos, que sostenía y daba vida a los esfuerzos de su largo ministerio. Hágannoslo, mientras caminamos juntos bajo la guía de nuestros legítimos pastores, para alcanzar la gloria de la Patria celestial donde, con todos los Benditos, podemos unirnos en el canto el nuevo y eterno Aleluya. Amén.

Oración a  San Agustín para pedir por los hijos

“Cuanto más profunda sea nuestra fe, más fuerte será nuestra esperanza, más grande nuestro deseo, más grande será nuestra capacidad de recibir el don, que es muy grande en verdad. Cuánto más ferviente sea el deseo, más dignos serán sus frutos. Cuando el Apóstol nos dice: Orar sin cesar (1 Tesalonicenses 5:16), quiere decir esto: Desea incesantemente esa vida de felicidad que no es otra cosa que eterna, y pídesela sólo a aquel que es capaz de darla”. Amén.

Oraciones atribuidas a San Agustín

Las siguientes oraciones son ampliamente atribuidas a San Agustín, según este santo, no necesitamos orar por lo que necesitamos porque Dios ya sabe lo que necesitamos antes de siquiera pedirlo. En cambio, debemos orar, sugiere, para aumentar nuestro deseo de Dios, y para que podamos recibir lo que Él  está preparando para darnos.

Oración al Espíritu Santo

Respira en mí, oh Espíritu Santo, para que todos mis pensamientos sean santos.

Actúa en mí, oh Espíritu Santo, para que mi obra también sea santa.

Dibuja mi corazón, oh Espíritu Santo, al que amo pero que es santo.

Fortaléceme, oh Espíritu Santo, para defender todo lo que es santo.

Guárdame, pues, oh Espíritu Santo, para que yo sea siempre santo. Amén.

Acto de Petición

Entrégate, Dios mío, entrégate a mí. Contemplad que os amo, y si mi amor es demasiado débil, concededme que os ame con más fuerza. No puedo medir mi amor para saber cuánto se queda corto de ser suficiente, pero deja que mi alma se apresure a abrazarte y nunca sea rechazada hasta que esté escondida en el refugio secreto de tu presencia. Esto es lo único que sé, que no es bueno para mí cuando no estás conmigo, cuando sólo estás fuera de mí. Te quiero en mí mismo. Toda la abundancia del mundo que no es mi Dios es absoluta necesidad. Amén.

Oración por la morada del Espíritu

Espíritu Santo, poderoso Consolador, vínculo sagrado del Padre y del Hijo, esperanza de los afligidos, desciende a mi corazón y establece en él tu dominio amoroso. Enciende en mi alma tibia el fuego de tu Amor para que pueda estar totalmente sujeto a ti. Creemos que cuando moras en nosotros, también preparas una morada para el Padre y el Hijo.

Dígnate, pues, venir a mí, Consolador de almas abandonadas y Protector de los necesitados. Ayuda a los afligidos, fortalece a los débiles y apoya a los que vacilan. Ven y purifícame. Que ningún deseo maligno se apodere de mí. Amas a los humildes y te resistes a los orgullosos. Venid a mí, gloria de los vivos y esperanza de los moribundos. Guíame por tu gracia para que siempre pueda agradarte. Amén.

Oración para encontrar a Dios después de una larga búsqueda

Demasiado tarde te he amado, Belleza tan antigua, Belleza tan nueva. ¡Demasiado tarde te he amado!  Tú estabas dentro de mí, pero yo estaba fuera de mí mismo, ¡y allí te busqué! En mi debilidad corrí tras la belleza de las cosas que has hecho. Tú estabas conmigo, y yo no estaba contigo.

Las cosas que has hecho me apartaron de ti, las cosas que no tendrían existencia si no existieran en ti. Has llamado, has llorado, y has traspasado mi sordera. Has irradiado, has brillado, y has disipado mi ceguera. Tú has enviado tu fragancia, y yo la he inhalado, y te anhelo. Te he probado, y tengo hambre y sed de ti. Me has tocado y deseo ardientemente tu paz. Amén.

Oración para buscar a Dios continuamente

Oh Señor Dios mío, creo en ti, Padre, Hijo y Espíritu Santo. En la medida de mis posibilidades, en la medida en que me has dado el poder, te he buscado. Me cansé y trabajé.  Oh Señor Dios mío, mi única esperanza, ayúdame a creer y a no dejar de buscarte nunca más. Concédeme que siempre y ardientemente busque tu rostro. Dame la fuerza para buscarte, porque tú me ayudas a encontrarte y tú me has dado cada vez más la esperanza de encontrarte.

Aquí estoy ante ustedes con mi firmeza y mi debilidad. Preservar lo primero y sanar lo segundo. Aquí estoy ante ustedes con mi fuerza y mi ignorancia. Donde me has abierto la puerta, dame la bienvenida a la entrada; donde me has cerrado la puerta, ábrela a mi grito; permíteme recordarte, comprenderte y amarte. Amén.

Oración para el autoconocimiento

Señor Jesús, permíteme conocerme a mí mismo y conocerte a Ti, y no desear nada más que a Ti.

Déjame odiarme y amarte.

Déjame hacer todo por ti.

Déjame humillarme y exaltarte.

Déjame pensar en nada más que en ti.

Déjame morir a mí mismo y vivir en Ti.

Permíteme aceptar lo que sea que suceda, como si fuera de ti.

Déjame desterrar el yo y seguirte, y desear siempre seguirte.

Déjame volar de mí mismo y refugiarme en Ti,

Que yo merezca ser defendido por ti.

Déjame temer por mí mismo.

Déjame temerte, y permíteme estar entre aquellos que son elegidos por Ti.

Déjame desconfiar de mí mismo y poner mi confianza en Ti.

Permíteme estar dispuesto a obedecer por Tu bien.

Déjame aferrarme a nada excepto a Ti,

Y déjame ser pobre por tu culpa.

Mírame, para que pueda amarte.

Llámame para que pueda verte, y para siempre disfrutar de Ti. Amén.

Acto de Esperanza

Por tu misericordia, Señor, Dios mío, dime lo que eres para mí. Dile a mi alma: “Yo soy tu salvación.” Habla, pues, para que yo oiga, Señor; mi corazón escucha; ábrelo para que te oiga a ti, y diga a mi alma: “Yo soy tu salvación.” Después de oír esta palabra, que me apresure a apoderarme de ti.

No me ocultes tu cara. Déjame ver tu rostro aunque muera, no sea que muera con el deseo de verlo. La casa de mi alma es demasiado pequeña para recibirte; que sea ampliada por ti. Está todo en ruinas, ¿lo reparas? Hay cosas en ella -confieso y sé- que deben ofender su vista. Pero, ¿quién la limpiará? ¿O a qué otros aparte de ti gritaré? De mis pecados secretos límpiame, oh Señor, y de los de los demás, perdona a tu siervo. Amén

Oración por los enfermos

Velad, Señor, con los que despiertan, o velan, o lloran esta noche, y haced que vuestros ángeles se ocupen de los que duermen. Cuida a tus enfermos, Señor Cristo. Descansa tus cansados. Benditos sean los moribundos. Alivia a los que sufren. Compadécete de los afligidos. Protege a los que están contentos. Y por el bien de todo tu amor. Amén.

Oración de confianza en la promesa celestial de Dios

Dios mío, haz que te conozca y te amé, para que pueda encontrar mi felicidad en ti. Puesto que no puedo lograr esto plenamente en la tierra, ayúdame a mejorar cada día hasta que pueda hacerlo plenamente, permíteme conocerte cada vez más en la tierra, para que pueda conocerte perfectamente en el cielo. Permíteme amarte cada vez más en la tierra, para que pueda amarte perfectamente en las alturas.

Así mi gozo será grande en la tierra, y perfecto con vosotros en el cielo. Oh Dios de la verdad, concédeme la felicidad del cielo para que mi gozo sea pleno de acuerdo con tu promesa. Mientras tanto, que mi mente piense en esa felicidad, que mi lengua hable de ella, que mi corazón se consuma por ella, que mi boca la pronuncie, que mi alma tenga hambre de ella, que mi carne tenga sed de ella, y que todo mi ser la desee hasta que yo entre por la muerte en el gozo de mi Señor para siempre. Amén.

Oración de San Agustín para pedir la protección de Dios

Señor Jesús, permíteme conocerme a mí mismo y conocerte y no desear nada excepto a ti. Déjame odiarme y amarte. Déjame humillarme y exaltarte. Déjame pensar sólo en ti. Déjame morir a mí mismo y vivir en ti. Déjame aceptar lo que sea que pase, como si fuera de ti.

Déjame desterrarme y seguirte, y siempre desearé seguirte. Déjame volar de mí mismo y refugiarme en ti, para que merezca ser defendido por ti. Déjame temer por mí mismo, déjame temerte a ti, y déjame estar entre los que son elegidos por ti. Déjame estar dispuesto a obedecer por tu bien. Déjame aferrarme a nada excepto a ti, y déjame ser pobre por tu culpa. Mírame, para que pueda amarte. Llámame para que pueda verte, y para siempre disfrutar de ti. Amén.

Novena a San Agustín

San Agustín es uno de los mayores defensores de la fe católica y el patrón de los buscadores. Al final de los nueve días de oración, esperamos encontrar al Dios que salvó a San Agustín esperando para liberarnos de las preocupaciones temporales a través de su amable intercesión.

Oración de la Novena de San Agustín – Día 1

Oh santo San Agustín, que ha declarado que “Nuestros corazones están hechos para ti, Señor, y están inquietos hasta que descansan en ti”, ayúdame en mi propia búsqueda de nuestro Señor para que, por tu intercesión, se me conceda la sabiduría para determinar el propósito que Dios ha planeado para mí.

Oren para que yo sea bendecido con el valor de seguir la voluntad de Dios aún en momentos en que no entiendo. Pídele a nuestro Señor que me guíe a una vida digna de Su amor, para que algún día pueda compartir las riquezas de Su reino. Pidan a nuestro Señor y Salvador que alivie la carga de mis problemas y conceda mi intención especial, y los honraré a todos ustedes en todos mis días.

Amado San Agustín, los milagros que has realizado para la mayor gloria de Dios han hecho que la gente busque tu intercesión para sus preocupaciones más urgentes. Escucha mis gritos mientras invoco tu nombre para pedir a Dios una mayor fe y para ayudarme en mi presente angustia. (Indique la naturaleza de su problema o el favor especial que busca)

Glorioso San Agustín Pido audazmente su intercesión confiado en su ilimitada sabiduría y compasión. Que esta devoción me lleve a una vida dedicada al cumplimiento de la voluntad de Dios para que algún día pueda ser considerado digno de compartir Su Reino con ustedes y con todos los santos por toda la eternidad. ¡San Agustín, ruega por nosotros! Amén.

Rezar

  • Padre Nuestro
  • Ave María
  • Gloria

Novena de San Agustín – Día 2

Oh santo San Agustín, que ha declarado que “Nuestros corazones están hechos para ti, Señor, y están inquietos hasta que descansan en ti”, ayúdame en mi propia búsqueda de nuestro Señor para que, por tu intercesión, se me conceda la sabiduría para determinar el propósito que Dios ha planeado para mí. Oren para que yo sea bendecido con el valor de seguir la voluntad de Dios aún en momentos en que no entiendo.

Pídele a nuestro Señor que me guíe a una vida digna de Su amor, para que algún día pueda compartir las riquezas de Su reino. Pidan a nuestro Señor y Salvador que alivie la carga de mis problemas y conceda mi intención especial, y los honraré a todos ustedes en todos mis días. Santo San Agustín, has sido arrancado de una vida de iniquidad a través de las incesantes oraciones de tu madre Santa Mónica para convertirte en un firme defensor de la fe.

Oren por mí ahora y no se alejen de mis peticiones, para que yo también pueda ser bendecido con la gracia y guía de Dios a través de este presente predicamento en una vida de completa sumisión a Su voluntad. (Indique la naturaleza de su problema o el favor especial que busca)

Glorioso San Agustín Pido audazmente su intercesión confiado en su ilimitada sabiduría y compasión. Que esta devoción me lleve a una vida dedicada al cumplimiento de la voluntad de Dios para que algún día pueda ser considerado digno de compartir Su Reino con ustedes y con todos los santos por toda la eternidad. ¡San Agustín, ruega por nosotros! Amén.

Rezar

  • Padre Nuestro
  • Ave María
  • Gloria

Novena de San Agustín – Día 3

Oh santo San Agustín, que ha declarado que “Nuestros corazones están hechos para ti, Señor, y están inquietos hasta que descansan en ti”, ayúdame en mi propia búsqueda de nuestro Señor para que, por tu intercesión, se me conceda la sabiduría para determinar el propósito que Dios ha planeado para mí.

Oren para que yo sea bendecido con el valor de seguir la voluntad de Dios aún en momentos en que no entiendo. Pídele a nuestro Señor que me guíe a una vida digna de Su amor, para que algún día pueda compartir las riquezas de Su reino. Pidan a nuestro Señor y Salvador que alivie la carga de mis problemas y conceda mi intención especial, y los honraré a todos ustedes en todos mis días.

Glorioso San Agustín, eres conocido en el mundo cristiano por tu bondad, compasión y poderosa intercesión. Envalentonada por esto, humildemente me presento ante ustedes para invocar su ayuda y pedir la ayuda todopoderosa de Dios para que me ayude a superar mi preocupación más apremiante. (Indique la naturaleza de su problema o el favor especial que busca)

Glorioso San Agustín Pido audazmente su intercesión confiado en su ilimitada sabiduría y compasión. Que esta devoción me lleve a una vida dedicada al cumplimiento de la voluntad de Dios para que algún día pueda ser considerado digno de compartir Su Reino con ustedes y con todos los santos por toda la eternidad. ¡San Agustín, ruega por nosotros! Amén.

Rezar

  • Padre Nuestro
  • Ave María
  • Gloria

Novena de San Agustín – Día 4

Oh santo San Agustín, que ha declarado que “Nuestros corazones están hechos para ti, Señor, y están inquietos hasta que descansan en ti”, ayúdame en mi propia búsqueda de nuestro Señor para que, por tu intercesión, se me conceda la sabiduría para determinar el propósito que Dios ha planeado para mí. Oren para que yo sea bendecido con el valor de seguir la voluntad de Dios aún en momentos en que no entiendo.

Pídele a nuestro Señor que me guíe a una vida digna de Su amor, para que algún día pueda compartir las riquezas de Su reino. Pidan a nuestro Señor y Salvador que alivie la carga de mis problemas y conceda mi intención especial, y los honraré a todos ustedes en todos mis días.

San Agustín, a través de ti Dios ha manifestado su poder y dominio de la tierra, permitiéndote profetizar y hacer milagros para ayudar a los más pobres de los pobres, a quienes has elegido servir. Mírame, un pobre siervo de Dios, y las aflicciones del cuerpo y del espíritu que me aquejan, y en tu bondad, ayúdame a buscar la ayuda del Único y Verdadero Dios que buscamos amar y servir a lo largo de nuestras vidas. (Indique la naturaleza de su problema o el favor especial que busca)

Glorioso San Agustín Pido audazmente su intercesión confiado en su ilimitada sabiduría y compasión. Que esta devoción me lleve a una vida dedicada al cumplimiento de la voluntad de Dios para que algún día pueda ser considerado digno de compartir Su Reino con ustedes y con todos los santos por toda la eternidad. ¡San Agustín, ruega por nosotros! Amén.

Rezar

  • Padre Nuestro
  • Ave María
  • Gloria

Novena de San Agustín – Día 5

Oh santo San Agustín, que ha declarado que “Nuestros corazones están hechos para ti, Señor, y están inquietos hasta que descansan en ti”, ayúdame en mi propia búsqueda de nuestro Señor para que, por tu intercesión, se me conceda la sabiduría para determinar el propósito que Dios ha planeado para mí. Oren para que yo sea bendecido con el valor de seguir la voluntad de Dios aún en momentos en que no entiendo.

 Pídele a nuestro Señor que me guíe a una vida digna de Su amor, para que algún día pueda compartir las riquezas de Su reino. Pidan a nuestro Señor y Salvador que alivie la carga de mis problemas y conceda mi intención especial, y los honraré a todos ustedes en todos mis días. San Agustín, fiel servidor, educador y evangelista de Dios, muéstrame la misericordia por la que eres conocido y ven en mi ayuda en este tiempo de angustia.

Escucha mis gritos y pide a nuestro Señor Jesucristo que me bendiga con una respuesta favorable a mi petición. (Indique la naturaleza de su problema o el favor especial que busca) Glorioso San Agustín Pido audazmente su intercesión confiado en su ilimitada sabiduría y compasión.

Que esta devoción me lleve a una vida dedicada al cumplimiento de la voluntad de Dios para que algún día pueda ser considerado digno de compartir Su Reino con ustedes y con todos los santos por toda la eternidad. ¡San Agustín, ruega por nosotros! Amén.

Rezar

  • Padre Nuestro
  • Ave María
  • Gloria

Novena de San Agustín – Día 6

Oh santo San Agustín, que ha declarado que “Nuestros corazones están hechos para ti, Señor, y están inquietos hasta que descansan en ti”, ayúdame en mi propia búsqueda de nuestro Señor para que, por tu intercesión, se me conceda la sabiduría para determinar el propósito que Dios ha planeado para mí.

Oren para que yo sea bendecido con el valor de seguir la voluntad de Dios aún en momentos en que no entiendo. Pídele a nuestro Señor que me guíe a una vida digna de Su amor, para que algún día pueda compartir las riquezas de Su reino. Pidan a nuestro Señor y Salvador que alivie la carga de mis problemas y conceda mi intención especial, y los honraré a todos ustedes en todos mis días.

Santo San Agustín, fuiste salvado cuando escuchaste el llamado de Dios para tu conversión, y le otorgaste el poder de realizar poderosos milagros en Su nombre. Que tu bondad te haga suplicar a Dios por una solución milagrosa de mi problema actual y la concesión de mi intención especial. (Indique la naturaleza de su problema o el favor especial que busca)

Glorioso San Agustín Pido audazmente su intercesión confiado en su ilimitada sabiduría y compasión. Que esta devoción me lleve a una vida dedicada al cumplimiento de la voluntad de Dios para que algún día pueda ser considerado digno de compartir Su Reino con ustedes y con todos los santos por toda la eternidad. ¡San Agustín, ruega por nosotros! Amén.

Rezar

  • Padre Nuestro
  • Ave María
  • Gloria

Novena de San Agustín – Día 7

Oh santo San Agustín, que ha declarado que “Nuestros corazones están hechos para ti, Señor, y están inquietos hasta que descansan en ti”, ayúdame en mi propia búsqueda de nuestro Señor para que, por tu intercesión, se me conceda la sabiduría para determinar el propósito que Dios ha planeado para mí. Oren para que yo sea bendecido con el valor de seguir la voluntad de Dios aún en momentos en que no entiendo.

Pídele a nuestro Señor que me guíe a una vida digna de Su amor, para que algún día pueda compartir las riquezas de Su reino. Pidan a nuestro Señor y Salvador que alivie la carga de mis problemas y conceda mi intención especial, y los honraré a todos ustedes en todos mis días. Glorioso San Agustín, en tu compasión, sabiduría y gracia, todos los que buscan tu ayuda no se van con las manos vacías.

En este tiempo de extrema ansiedad, confío mi situación actual al poder de tu amable intercesión. Que me obtenga la gracia de que se me conceda el favor especial que pido. (Indique la naturaleza de su problema o el favor especial que busca) Glorioso San Agustín Pido audazmente su intercesión confiado en su ilimitada sabiduría y compasión.

Que esta devoción me lleve a una vida dedicada al cumplimiento de la voluntad de Dios para que algún día pueda ser considerado digno de compartir Su Reino con ustedes y con todos los santos por toda la eternidad. ¡San Agustín, ruega por nosotros! Amén.

Rezar

  • Padre Nuestro
  • Ave María
  • Gloria

Novena de San Agustín – Día 8

Oh santo San Agustín, que ha declarado que “Nuestros corazones están hechos para ti, Señor, y están inquietos hasta que descansan en ti”, ayúdame en mi propia búsqueda de nuestro Señor para que, por tu intercesión, se me conceda la sabiduría para determinar el propósito que Dios ha planeado para mí.

Oren para que yo sea bendecido con el valor de seguir la voluntad de Dios aún en momentos en que no entiendo. Pídele a nuestro Señor que me guíe a una vida digna de Su amor, para que algún día pueda compartir las riquezas de Su reino. Pidan a nuestro Señor y Salvador que alivie la carga de mis problemas y conceda mi intención especial, y los honraré a todos ustedes en todos mis días.

San Agustín, Dios te ha encargado que ayudes a las personas en apuros, incluso cuando la ayuda que necesitan requiere que hagas milagros en Su nombre. No rechaces mi petición de tu amable intercesión y obtén para mí el favor especial que busco a través de esta novena. (Indique la naturaleza de su problema o el favor especial que busca)

Glorioso San Agustín Pido audazmente su intercesión confiado en su ilimitada sabiduría y compasión. Que esta devoción me lleve a una vida dedicada al cumplimiento de la voluntad de Dios para que algún día pueda ser considerado digno de compartir Su Reino con ustedes y con todos los santos por toda la eternidad. ¡San Agustín, ruega por nosotros! Amén.

Rezar

  • Padre Nuestro
  • Ave María
  • Gloria

Novena de San Agustín – Día 9

Oh santo San Agustín, que ha declarado que “Nuestros corazones están hechos para ti, Señor, y están inquietos hasta que descansan en ti”, ayúdame en mi propia búsqueda de nuestro Señor para que, por tu intercesión, se me conceda la sabiduría para determinar el propósito que Dios ha planeado para mí. Oren para que yo sea bendecido con el valor de seguir la voluntad de Dios aún en momentos en que no entiendo.

Pídele a nuestro Señor que me guíe a una vida digna de Su amor, para que algún día pueda compartir las riquezas de Su reino. Pidan a nuestro Señor y Salvador que alivie la carga de mis problemas y conceda mi intención especial, y los honraré a todos ustedes en todos mis días. Santo San Agustín, has superado una gran adversidad para ser venerado como uno de los santos más grandes de nuestra Iglesia.

En tu sabiduría y compasión, ayúdame en mi propia búsqueda de vida para cumplir el destino que me ha sido encomendado, para que Dios me bendiga con la fuerza, el valor y la sabiduría para entregar mis preocupaciones temporales a Su voluntad. Intercede por mí para que mis preocupaciones más apremiantes sean resueltas y mi petición concedida. (Indique la naturaleza de su problema o el favor especial que busca)

Glorioso San Agustín Pido audazmente su intercesión confiado en su ilimitada sabiduría y compasión. Que esta devoción me lleve a una vida dedicada al cumplimiento de la voluntad de Dios para que algún día pueda ser considerado digno de compartir Su Reino con ustedes y con todos los santos por toda la eternidad. ¡San Agustín, ruega por nosotros! Amén.

Rezar

  • Padre Nuestro
  • Ave María
  • Gloria

San Agustín es reconocido como el patrón de los buscadores, tal vez para honrar su interminable búsqueda de la verdad que lo llevó a convertirse en el campeón del Único y Verdadero Dios, y también el patrón de los cerveceros para reconocer su pasada asociación con la embriaguez.

Video oración de San Agustín a Jesús

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here