Oración A San Bernardo | Para Pedir Su Ayuda En Situaciones Difíciles

3666

San Bernardo nacido cerca de Dijon en Francia en 1090, Bernardo entró en la Orden del Císter a la edad de 22 años; se convirtió en el Abad de Clairvaux. A pesar de su anhelo por la vida contemplativa solitaria, viajó mucho por Francia, Alemania e Italia, tratando de reconciliar las divisiones de la Iglesia de entonces. Escribió muchas obras sobre la vida espiritual y la teología.

San Bernardo es conocido por su profunda devoción a la Mater se le atribuye haber escrito la oración Memorare  y por su compromiso con la austeridad de la vida cisterciense.

Indice de Contenidos

Oración a San BernardoOración A San Bernardo

Oh, bendita señora, has encontrado la gracia, dio a luz la Vida, y se convirtió en la Madre de la Salvación. Que nos concedas la gracia de ir al Hijo. Por su mediación, que seamos recibidos por el Único que a través de ti, se entregó a nosotros.

Que tu integridad compense con él por la culpa de nuestra corrupción; y que tu humildad, que es agradable a Dios, implorar perdón por nuestra vanidad. Que tu gran caridad cubra la multitud de nuestros pecados; y que tu gloriosa fecundidad nos confiera una fecundidad de méritos.

Querida señora, nuestra Mediadora y Abogada, reconciliarnos con tu Hijo, recomendarnos a él, y preséntanos a tu Hijo. Por la gracia que has encontrado, por el privilegio que merecías, por la misericordia que trajiste, obtenga para nosotros el siguiente favor.

Oh, bendita señora que aquel que, gracias a ti, bajó a compartir nuestra enfermedad y nuestra miseria háganos compartir  de nuevo gracias a ti. Su gloria y bienaventuranza: Jesucristo, tu Hijo, nuestro Señor, que reina en el cielo y es bendecido para siempre! Amén.

Oración a San Bernardo por la herida santa en el hombre

Oh, Jesús amantísimo, manso cordero de Dios, yo, un miserable pecador, saludar y adorar la herida más sagrada de tu hombro en la que llevabas tu pesada cruz, que tanto lastimo tu carne y desnudó tus huesos para infligirte a ti. Una angustia mayor que cualquier otra herida de Tu bendito cuerpo.

Te adoro, oh Jesús doloroso, te alabo y te glorifico, y darte las gracias por esta más sagrada y dolorosa Herida, suplicándote por ese dolor excesivo, y por la carga aplastante de tu pesada cruz, para ser misericordioso conmigo, un pecador, y perdonarme todos mis pecados mortales y veniales, y para guiarme hacia el cielo por el camino de la cruz. Amén.

Oración poderosa a San Bernardo

Padre Celestial, San Bernardo se llenó de celo por tu casa y era una luz radiante en tu Iglesia. Por sus oraciones que seamos llenos de su espíritu de celo y caminar siempre como hijos de la luz. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

Oración Marianas de San Bernardo

El recuerdo de San Bernardo. Acuérdate, Virgen María, que nunca se supo que cualquiera que huyera bajo tu protección, imploró tu ayuda, y buscó tu intercesión, se dejó sin ayuda.

Inspirado con esta confianza, yo vuelo hacia ti, oh Virgen de las vírgenes, Madre mía, a ti vengo, ante ti estoy pecaminoso y triste.

Oh Madre del Verbo Encarnado! no desprecies mis peticiones, pero, en tu misericordia, escúchame y respóndeme.  Amén.

Novena a San Bernardo

Día 1

San Bernardo, has dicho: «Ni el miedo ni el interés propio pueden convertir el alma. Pueden cambiar la apariencia, tal vez incluso la conducta, pero nunca el objeto del deseo supremo….El miedo es el motivo que constriñe al esclavo; la codicia ata al hombre egoísta, por la que es tentado cuando es atraído por su propia lujuria y seducido [Santiago 1:14]. Pero ni el miedo ni el interés propio son inmaculados, ni pueden convertir el alma. Sólo la caridad puede convertir el alma, liberándolo de motivos indignos».

Oraciones diarias

San Bernardo, nos has dado esta oración y con vosotros rezamos: (El Recuerdo) Acuérdate, Virgen María, que nunca se supo que cualquiera que huyera bajo tu protección, imploró tu ayuda, y buscó tu intercesión, se dejó sin ayuda.

Inspirado con esta confianza, yo vuelo hacia ti, oh Virgen de las vírgenes, Madre mía, a ti vengo, ante ti estoy pecaminoso y triste. Oh Madre del Verbo Encarnado! no desprecies mis peticiones, pero, en tu misericordia, escúchame y respóndeme. Amén.

Oremos a San Bernardo

Oh Dios, que hiciste del abad San Bernardo un hombre consumido por el celo de Tu Casa y una luz que brilla y arde en tu Iglesia, concede, por su intercesión, para que estemos ardiendo con el mismo espíritu y caminar siempre como hijos de la luz. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

Día 2

San Bernardo, has dicho: «El hombre que es sabio, por lo tanto, verá su vida más como un embalse que como un canal. El canal vierte simultáneamente lo que recibe; el depósito retiene el agua hasta que se llena, entonces descarga el desbordamiento sin pérdida para sí mismo….Hoy en día hay muchos en la Iglesia que actúan como canales, los embalses son demasiado raros…. Tú también debes aprender a esperar esta plenitud antes de derramar tus regalos, no intentes ser más generoso que Dios.»

  • Repita las «Oraciones Diarias» en el Día 1 arriba.

Día 3

San Bernardo, has dicho: «La justicia es el alimento natural y esencial del alma, que ya no pueden ser satisfechos por los tesoros terrenales que el hambre del cuerpo puede ser satisfecha por el aire. Si vieras a un hombre hambriento de pie con la boca abierta al viento, inhalación de corrientes de aire como con la esperanza de satisfacer su hambre, uno pensaría que es un lunático. Pero no es menos tonto imaginar que el alma puede ser satisfecho con las cosas mundanas que sólo lo inflan sin alimentarlo».

  • Repita las «Oraciones Diarias» en el Día 1 arriba.

Día 4

San Bernardo, has dicho: «La ignorancia es brutal, la arrogancia es diabólica. Sólo el orgullo, el principal de todas las iniquidades, puede hacernos tratar regalos como si fueran atributos legítimos de nuestra naturaleza, y, mientras recibe beneficios, le robe a nuestro Benefactor su debida gloria.» «Que tu oración por las bendiciones temporales limitarse estrictamente a las cosas absolutamente necesarias».

  • Repita las «Oraciones Diarias» en el Día 1 arriba.

Día 5

San Bernardo, has dicho: «Jesús, tú, gozo de amar los corazones, fuente de vida, luz de los hombres, de la mejor bienaventuranza que la tierra imparte nos volvemos hacia Ti otra vez. Te probamos, oh pan vivo, y anhelo aún de darte un banquete a Ti: Bebemos de Ti, la Cabeza de Fuente, y sedienta nuestras almas de ti para que se llenen.

Oh Jesús, quédate siempre con nosotros, hacer que todos nuestros momentos sean tranquilos y brillantes; persigue la noche oscura del pecado, derrama sobre el mundo tu santa luz».

  • Repita las «Oraciones Diarias» en el Día 1 arriba.

Día 6

San Bernardo, has dicho: «Que nadie crea que ha recibido el beso divino, si conoce la verdad sin amarla o lo ama sin entenderlo. Pero bendito es ese beso por el cual no sólo se reconoce a Dios, sino que también se ama al Padre; porque nunca hay pleno conocimiento sin el amor perfecto.»

  • Repita las «Oraciones Diarias» en el Día 1 arriba.

Día 7

San Bernardo, has dicho: «Fue el amor lo que motivó su auto-vaciamiento, que lo llevó a ser un poco más bajo que los ángeles, para estar sujeto a los padres, para inclinar la cabeza bajo las manos del Bautista, para soportar la debilidad de la carne, y de someterse a la muerte incluso en la cruz».

  • Repita las «Oraciones Diarias» en el Día 1 arriba.

Día 8

San Bernardo, has dicho: «Muchos parecen llenos de dulzura y dulzura siempre y cuando todo siga su propio camino; pero en el momento en que surja cualquier contradicción o adversidad, están en una llama, y empiezan a rabiar como una montaña ardiente. Personas como éstas son como carbones al rojo vivo escondidos bajo las cenizas.

Esta no es la bondad que Nuestro Señor asumió para enseñarnos para hacernos semejantes a Él.» «Si alguien se hace su propio maestro en la vida espiritual, se convierte en un erudito para un tonto.»

  • Repita las «Oraciones Diarias» en el Día 1 arriba.

Día 9

San Bernardo, has dicho: «No imaginemos que oscurecemos la gloria del Hijo por la gran alabanza que prodigamos a la Madre; por cuanto más la honran, mayor es la gloria de su Hijo. No puede haber duda que todo lo que digamos en alabanza a la Madre alaba por igual al Hijo.

Oh, Bendita María, quienquiera que te ame honra a Dios; el que te sirve, agrada a Dios; el que invoca tu santo nombre con un corazón puro recibirá infaliblemente el objeto de su petición.»

  • Repita las «Oraciones Diarias» en el Día 1 arriba.

Video sobre oración a San Bernardo

Comparte esta oración a quien la pueda necesitar:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here