Oración a Santa Quiteria para Calmar la furia y Enojo de tus enemigos

36

Santa Quiteria fue una virgen y mártir que vivió en el siglo II, aunque también existen indicios de que también pudo haber sido en el siglo V.

Santa-Quiteria

La tradición cuenta que Calsia, esposa del gobernador romano de Braga, tuvo nueve hijas en un solo parto. 

Las pequeñas fueron despreciadas por sus padres, por lo que una humilde familia las adoptó y las educó en el cristianismo.

No obstante, las hermanas sufrieron de persecuciones por parte de los romanos y, finalmente, fueron torturadas.

Santa Quiteria fue asesinada a temprana edad por los romanos en Marjaliza (actualmente Toledo, España). Es símbolo de fe y esperanza.

📅 ¿Cuando se celebra a Santa Quiteria?

Su festividad se celebra el 22 de mayo. Es la abogada contra la rabia, ya que se cree que concedió milagros para sanar esa terrible enfermedad.

Otras oraciones para vencer a tus enemigos

🙏Oración a Santa Quiteria 🙏

Oh Dios, que entre los prodigios de tu poder has hecho victorioso en el tormento del martirio al sexo más frágil; concédenos la gracia de que honrando la memoria de tu bienaventurada Vírgen y Mártir Santa Quiteria, caminemos a ti por medio de sus ejemplos.

Por nuestro Señor Jesucristo, hijo tuyo, que contigo vive y reina, en unidad del Espíritu Santo, por todos los siglos de los siglos.

Gloriosa Vírgen y mártir Santa Quiteria, abogada mía y protectora insigne de cuantos te invocan en sus necesidades, flor olorosa del Celestial Paraíso, cuyos exquisitos aromas regalan el Espíritu, deleitan el alma y alegran el corazón de tus fieles servidores y devotos; yo, el más indigno y el menos fervoroso de todos, te doy gracias Santa mía por las inspiraciones y buenos pensamientos que, por tu mediación se me han comunicado el día de hoy, y porque, alentado y enardecido con tu ejemplo poderoso y eficaz, deseo vivir en santa paz y gracia con tu Esposo Inmaculado, nuestro Señor Jesucristo, aborreciendo y detestando las máximas perniciosas del mundo.

Haz Santa mía, con tu Intercesión valedera ante el Divino acatamiento, que acierte yo a cumplir hasta el fin de mi vida estas bellas resoluciones; y puesto que sois favorecida principalmente para librarnos del contagio la rabia, que yo me vea libre de tan funesta enfermedad corporal, y mi alma tampoco llegue a ser presa de la furia rabiosa del demonio, que anda siempre en derredor nuestro para perdernos; y además concédeme la gracia de perseverar en tu devoción para cantar dilatados años aquí en la tierra tus alabanzas, y repetirlas sin término en las moradas del Cielo. Amén.

Amén.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here