Oración Santa Rita de Casia – Patrona de los Casos Imposibles

37

Santa Rita de Casia fue una religiosa italiana que vivió entre los siglos XIV y XV. Además, en la actualidad es reconocida como una de las santas más importantes de la Iglesia católica.

Santa-Rita-de-Casio

Nació en Roccaporena, Italia, en 1381. Sus padres la casaron con Paolo Mancini cuando apenas tenía 14 años de edad, a pesar de que su gran sueño era ser monja.

Paolo fue un hombre cruel y despiadado con Santa Rita, pero ella solo le respondía con oraciones, logrando años después que se convirtiera al cristianismo.

La pareja tuvo dos mellizos. Sin embargo, Paolo fue emboscado y asesinado por uno de sus enemigos. Por esa razón, Santa Rita pidió ser admitida en el monasterio de las agustinas de Santa María Magdalena. Desafortunadamente no fue aceptada porque no era virgen.

En esa época, sus dos hijos se enfermaron y murieron por causas naturales. Santa Rita los preparó previamente para que entraran al Reino de Dios.

Tiempo después, fue aceptada como monja en un convento local, llevando una vida dedicada solo a Dios.

Murió el 22 de mayo de 1457 en Cascia, Italia. Su cuerpo todavía se conserva en la Basílica de Santa Rita.

Fue beatificada en 1627 por el papa Urbano VIII y, posteriormente, canonizada el 24 de mayo de 1900 por León XIII.

📅 ¿Cuando se celebra a Santa Rita de Casia?

Su festividad se celebra el 22 de mayo y es la patrona de las causas imposibles y los problemas maritales.

Otras oraciones para lo imposible:

🙏Oración a Santa Rita de Casia Para lo Imposible 🙏

Oh poderosa Santa Rita,
llamada Abogada de los casos desesperados,
socorredora en la última esperanza,
refugio y salvación en el dolor,
que conduce al abismo del delito
y de la desesperación:
con toda la confianza en tu celestial poder,
recurro a ti en el caso difícil e imprevisto
que oprime dolorosamente mi corazón.

Dime, oh Santa Rita, ¿no me vas a ayudar tu?,
¿no me vas a consolar?
¿Vas a alejar tu mirada y tu piedad de mi corazón,
tan sumamente atribulado?

¡Tú también sabes lo que es el martirio del corazón,
tan sumamente atribulado!

Por las atroces penas, por las amargas lágrimas
que santamente derramaste, ven en mi ayuda.

Habla, ruega, intercede por mí, que no me atrevo a hacerlo,
al Corazón de Dios, Padre de misericordia
y fuente de toda consolación, y consígueme la gracia que deseo
(indíquese aquí la gracia deseada).

Presentada es seguro que me escuchará:
y yo me valdré de este favor para mejorar mi vida y mis costumbres,
para cantar en la tierra y en el cielo
las misericordias divinas.

Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here