Oración A Santa Bernardita | Para Pedir Por La Salud, Protección, Novena Y Más

979

Santa Bernardita (Bernadette Soubirous), nació en Lourdes, Francia, en 1844. La Santísima Virgen María se le apareció por primera vez a Bernardita el 11 de febrero de 1858. La Mater se le apareció un total de 18 veces a Bernardita.

Oración A Santa Bernardita

Durante una de las apariciones, la Virgen pidió a Bernardita que cavara el suelo y allí se encontró un manantial. También pidió que se construyera una capilla en el lugar de la aparición. La Virgen se reveló a Bernardita como “La Inmaculada Concepción”.

Santa Bernardita se unió a las Hermanas de la Caridad de Nevers a la edad de 22 años. Murió a la edad de 35 años después de sufrir una larga enfermedad y fue canonizada el 8 de diciembre de 1933. Su cuerpo es incorruptible y se encuentra en la capilla de Santa Bernardita en Nevers, Francia.

Las apariciones marianas de Lourdes son aprobadas por la Iglesia Católica. El agua curativa de Lourdes ha curado a muchos milagrosamente. Hoy en día, millones de peregrinos de todo el mundo visitan Lourdes cada año. He aquí una lista de oración a Santa Bernardita.

Oración a Santa Bernardita, para pedir por la salud

¡Oh, gentil doncella de Lourdes, Santa Bernardita! Soportó la incredulidad y el ridículo de los que se oponían a ti, así como de los que lo amaban. Enséñanos, en tu santa sencillez, a acoger, honrar y apreciar a la Santísima Virgen María en nuestras vidas.

Como se hizo en la gruta de Lourdes, que el poder sanador de la presencia de Dios en nuestros hogares y corazones se convierta en un manantial de gracia, perdón y misericordia para todos los que nos rodean. Ruega por nosotros, Santa Bernardita, para que nosotros, como tú, merezcamos la felicidad eterna. Amén.

Oración a Santa Bernardita, para pedir protección

Padre en el Cielo, en la vida de la Iglesia muchos hombres y mujeres comunes han dado ejemplos extraordinarios de conformar sus vidas a Tu voluntad. A través de los siglos hemos buscado su intercesión para necesidades particulares.

Aquí en Santa Bernardita tú nos has bendecido con la Intervención Divina por intercesión de Santa Bernardita. Es aquí donde han ocurrido los milagros. Por esto te damos gracias y alabanza.

Nuevamente, buscamos Tu intervención divina para pedir protección en el día a día. Santa Bernardita, por favor intercedan por nosotros por nuestras peticiones a Dios nuestro Padre Todopoderoso, a Jesús su Hijo y por medio del Espíritu Santo. Amén.

Oración a Santa Bernardita, para pedir sanación espiritual

Querida Santa Bernardita, elegida por Dios Todopoderoso como canal de Sus Gracias y Bendiciones, y a través de tu humilde obediencia a las peticiones de Nuestra Santísima Madre, María, nos has ganado las aguas milagrosas de la sanación espiritual y física.

Te imploramos que escuches nuestras oraciones para que podamos ser sanados de nuestras imperfecciones espirituales y físicas.

Pon nuestras peticiones en las manos de nuestra Santa Madre, María, para que Ella las ponga a los pies de su amado Hijo, nuestro Señor y Salvador Jesucristo, para que Él nos mire con misericordia y compasión: (Hacer una petición)

Ayúdanos, oh querida Santa Bernardita, a seguir tu ejemplo, para que, independientemente de nuestro propio dolor y sufrimiento, seamos siempre conscientes de las necesidades de los demás, especialmente de aquellos cuyos sufrimientos son mayores que los nuestros.

Mientras esperamos la Misericordia de Dios, recuérdanos que ofrezcamos nuestro dolor y sufrimiento por la conversión de los pecadores, y en reparación por los pecados y blasfemias de la humanidad. Santa Bernardita, ruega por nosotros. Amén.

Oración a Santa Bernardita, para pedir por la familia

Santa Bernardita, pequeña pastora de Lourdes favorecida con dieciocho apariciones de la Inmaculada Virgen María y con el privilegio de conversar amorosamente con ella, ahora que estás disfrutando eternamente del encanto de la Inmaculada Madre de Dios, no me abandones como tu devota clienta, que todavía estoy en el valle de las lágrimas. Intercede por mí familia para que puedan caminar por los caminos sencillos de la fe. Amén

Oración Poderosa a Santa Bernardita

Oh santa Bernardita, que como una niña mansa y pura contempló dieciocho veces en Lourdes la belleza de la Inmaculada Madre de Dios y recibió sus mensajes, y que después quiso esconderse del mundo en el convento de Nevers, y ofrecerse allí como víctima para la conversión de los pecadores, obténganos la gracia de la pureza, de la sencillez y de la mortificación para que nosotros también podamos alcanzar la visión de Dios y de María en el cielo. Amén.

Novena de Santa Bernardita

Santa Bernardita es más conocida por sus visiones de la Virgen María en 1858 en Lourdes, Francia y por las curaciones que han tenido lugar donde recibió las visiones. Ha habido 69 curaciones milagrosas documentadas hasta la fecha y muchas más que son indocumentadas.

Esta novena se basa en gran medida en citas de la vida de Bernardita.  Al rezar esta novena, estas rezando las oraciones que la misma santa rezó!

Santa Bernardita Novena – Día 1

Oh Santísima Madre de mi Jesús, tú que viste y sentiste la extrema desolación de tu querido Hijo, ayúdame en mi propio tiempo de desolación. Y vosotros, santos del cielo que habéis pasado por esta prueba, tened piedad de los que la padecen ahora y rogad que se me conceda la gracia de ser fiel hasta la muerte.

Y de una manera particular, querida Santa Bernardita, te pido tu intercesión por las intenciones de mi corazón (inserta intenciones especiales). Santa Bernardita, creciste en una gran pobreza. Naciste hija de un molinero, y tu familia fue desalojada del molino cuando aún eras una niña.

Su padre hacía trabajos ocasionales y su madre lavaba la ropa para los vecinos más ricos y otros trabajos para ayudar a mantener a la familia. Tu que jugaste un papel importante en ayudar a criar a sus hermanos. Bernardita, patrona de los pobres, ayúdame a verte en todos los que viven en la pobreza.

Crece, Jesús, crece en mí, en mi corazón, en mi espíritu, en mi imaginación, en mis sentidos, por tu modestia, tu pureza, tu humildad, tu celo, tu amor. Crece con tu gracia, tu luz, tu paz. Crecen a pesar de mi resistencia, mi orgullo. Crezcan hasta alcanzar la plenitud de la perfección humana. Creced como en Nazaret ante Dios y ante los hombres, para gloria de vuestro Padre.

Novena de Santa Bernardita – Día 2

Oh Santísima Madre de mi Jesús, tú que viste y sentiste la extrema desolación de tu querido Hijo, ayúdame en mi propio tiempo de desolación. Y vosotros, santos del cielo que habéis pasado por esta prueba, tened piedad de los que la padecen ahora y rogad que se me conceda la gracia de ser fiel hasta la muerte.

Y de una manera particular, querida Santa Bernardita, te pido tu intercesión por las intenciones de mi corazón (inserta intenciones especiales). Santa Bernardita, sufriste de una enfermedad física a lo largo de tu vida. Dijiste: “Es tan bueno, tan dulce y, sobre todo, tan beneficioso sufrir”. Su fe simple ayudó a guiar a la curación de tantos.

Pero tú mismo no recibiste la curación física. Cuando te preguntaron por qué, tu respuesta fue: “Verás, mi trabajo es estar enfermo”. Concédeme tu sencillez para comprender el valor del sufrimiento en mi propia vida. Crece, Jesús, crece en mí, en mi corazón, en mi espíritu, en mi imaginación, en mis sentidos, por tu modestia, tu pureza, tu humildad, tu celo, tu amor.

Crece con tu gracia, tu luz, tu paz. Crecen a pesar de mi resistencia, mi orgullo. Crezcan hasta alcanzar la plenitud de la perfección humana. Creced como en Nazaret ante Dios y ante los hombres, para gloria de vuestro Padre.

Novena de Santa Bernardita – Día 3

Oh Santísima Madre de mi Jesús, tú que viste y sentiste la extrema desolación de tu querido Hijo, ayúdame en mi propio tiempo de desolación. Y vosotros, santos del cielo que habéis pasado por esta prueba, tened piedad de los que la padecen ahora y rogad que se me conceda la gracia de ser fiel hasta la muerte.

Y de una manera particular, querida Santa Bernardita, te pido tu intercesión por las intenciones de mi corazón (inserta intenciones especiales). Santa Bernardita, tenías tanto amor por la Eucaristía. Te preparaste tan duramente para hacer tu primera Comunión, aunque tu clase de catecismo fue difícil para ti. Dijiste: “La Eucaristía baña al alma atormentada en luz y amor.

Entonces el alma aprecia estas palabras: “Vengan todos los enfermos, yo les devolveré la salud”.” Dame tu corazón para la Eucaristía. Crece, Jesús, crece en mí, en mi corazón, en mi espíritu, en mi imaginación, en mis sentidos, por tu modestia, tu pureza, tu humildad, tu celo, tu amor.

Crece con tu gracia, tu luz, tu paz. Crecen a pesar de mi resistencia, mi orgullo. Crezcan hasta alcanzar la plenitud de la perfección humana. Creced como en Nazaret ante Dios y ante los hombres, para gloria de vuestro Padre.

Santa Bernardita Novena – Día 4

Oh Santísima Madre de mi Jesús, tú que viste y sentiste la extrema desolación de tu querido Hijo, ayúdame en mi propio tiempo de desolación. Y vosotros, santos del cielo que habéis pasado por esta prueba, tened piedad de los que la padecen ahora y rogad que se me conceda la gracia de ser fiel hasta la muerte.

Y de una manera particular, querida Santa Bernardita, te pido tu intercesión por las intenciones de mi corazón (inserta intenciones especiales). Santa Bernardita, tuviste una hermosa devoción a Nuestra Señora, especialmente en el santísimo Rosario, incluso antes de las apariciones.

Tendrías tu Rosario contigo cuando estuvieras en el campo como pastora. Tú dijiste: “Por la tarde, cuando te duermas, sujeta tus cuentas y duerme recitándolas. Haz como esos bebés que se duermen murmurando:’¡Mamá! “¡Mamá! Ayúdame a acercarme a María con la misma fe infantil que tú. Crece, Jesús, crece en mí, en mi corazón, en mi espíritu, en mi imaginación, en mis sentidos, por tu modestia, tu pureza, tu humildad, tu celo, tu amor.

Crece con tu gracia, tu luz, tu paz. Crecen a pesar de mi resistencia, mi orgullo. Crezcan hasta alcanzar la plenitud de la perfección humana. Creced como en Nazaret ante Dios y ante los hombres, para gloria de vuestro Padre.

Santa Bernardita Novena – Día 5

Oh Santísima Madre de mi Jesús, tú que viste y sentiste la extrema desolación de tu querido Hijo, ayúdame en mi propio tiempo de desolación. Y vosotros, santos del cielo que habéis pasado por esta prueba, tened piedad de los que la padecen ahora y rogad que se me conceda la gracia de ser fiel hasta la muerte. Y

 de una manera particular, querida Santa Bernardita, te pido tu intercesión por las intenciones de mi corazón (inserta intenciones especiales). Santa Bernardita, muchas de las personas más cercanas a ti no creían que lo que veías era real cuando les hablabas de tus apariciones. Tu hermana se burló de ti, tu madre te dijo que estabas soñando, tu tía dijo que era una ilusión.

A lo largo de todo esto, te mantuviste fuerte y tranquilo. Bernardita, patrona de los insultados por su fe, ayúdame a construir una base fuerte para mi fe que pueda superar cualquier dificultad que pueda surgir. Crece, Jesús, crece en mí, en mi corazón, en mi espíritu, en mi imaginación, en mis sentidos, por tu modestia, tu pureza, tu humildad, tu celo, tu amor.

Crece con tu gracia, tu luz, tu paz. Crecen a pesar de mi resistencia, mi orgullo. Crezcan hasta alcanzar la plenitud de la perfección humana. Creced como en Nazaret ante Dios y ante los hombres, para gloria de vuestro Padre.

Novena de Santa Bernardita – Día 6

Oh Santísima Madre de mi Jesús, tú que viste y sentiste la extrema desolación de tu querido Hijo, ayúdame en mi propio tiempo de desolación. Y vosotros, santos del cielo que habéis pasado por esta prueba, tened piedad de los que la padecen ahora y rogad que se me conceda la gracia de ser fiel hasta la muerte.

Y de una manera particular, querida Santa Bernardita, te pido tu intercesión por las intenciones de mi corazón (inserta intenciones especiales). Santa Bernardita, la Virgen te pidió que rezaras a Dios por la conversión de los pecadores. Una vez dijiste: “Oh Jesús y María, que todo mi consuelo en este mundo sea amarte y sufrir por los pecadores”.

Hoy, ofrezco mi sufrimiento por los pecadores, especialmente aquellos que más necesitan la misericordia de Dios. Crece, Jesús, crece en mí, en mi corazón, en mi espíritu, en mi imaginación, en mis sentidos, por tu modestia, tu pureza, tu humildad, tu celo, tu amor.

Crece con tu gracia, tu luz, tu paz. Crecen a pesar de mi resistencia, mi orgullo. Crezcan hasta alcanzar la plenitud de la perfección humana. Creced como en Nazaret ante Dios y ante los hombres, para gloria de vuestro Padre.

Novena de Santa Bernardita – Día 7

Oh Santísima Madre de mi Jesús, tú que viste y sentiste la extrema desolación de tu querido Hijo, ayúdame en mi propio tiempo de desolación. Y vosotros, santos del cielo que habéis pasado por esta prueba, tened piedad de los que la padecen ahora y rogad que se me conceda la gracia de ser fiel hasta la muerte.

Y de una manera particular, querida Santa Bernardita, te pido tu intercesión por las intenciones de mi corazón (inserta intenciones especiales). Santa Bernardita, has tenido una obediencia perfecta. Cuando la Virgen te preguntó si te molestaba “arrodillarte y besar el suelo como penitencia por los pecadores”, respondiste “¡Oh, no! con todo mi corazón”.

Cavaste con los dedos en el barro, bebiste agua lodosa y comiste hierba como respuesta obediente a las peticiones de la Virgen. La gente pensó que estabas loco por tus acciones, pero fue a través de tu obediencia que en ese lugar, ahora existe un manantial de sanación. Ablanda mi corazón para que se vuelva más obediente a los impulsos de Dios.

Crece, Jesús, crece en mí, en mi corazón, en mi espíritu, en mi imaginación, en mis sentidos, por tu modestia, tu pureza, tu humildad, tu celo, tu amor. Crece con tu gracia, tu luz, tu paz. Crecen a pesar de mi resistencia, mi orgullo. Crezcan hasta alcanzar la plenitud de la perfección humana. Creced como en Nazaret ante Dios y ante los hombres, para gloria de vuestro Padre.

Novena de Santa Bernardita – Día 8

Oh Santísima Madre de mi Jesús, tú que viste y sentiste la extrema desolación de tu querido Hijo, ayúdame en mi propio tiempo de desolación. Y vosotros, santos del cielo que habéis pasado por esta prueba, tened piedad de los que la padecen ahora y rogad que se me conceda la gracia de ser fiel hasta la muerte.

Y de una manera particular, querida Santa Bernardita, te pido tu intercesión por las intenciones de mi corazón (inserta intenciones especiales). Santa Bernardita, a la temprana edad de 14 años, la gente te preguntaba regularmente sobre las apariciones. Usted dijo lo que pasó una y otra vez mientras trataban de engañarlo para que hablara de manera inconsistente. Dijiste: “Mi trabajo es informar, no convencer”.

Enséñame a hablar la Verdad simplemente con convicción. Crece, Jesús, crece en mí, en mi corazón, en mi espíritu, en mi imaginación, en mis sentidos, por tu modestia, tu pureza, tu humildad, tu celo, tu amor.

Crece con tu gracia, tu luz, tu paz. Crecen a pesar de mi resistencia, mi orgullo. Crezcan hasta alcanzar la plenitud de la perfección humana. Creced como en Nazaret ante Dios y ante los hombres, para gloria de vuestro Padre.

Santa Bernardita Novena – Día 9

Oh Santísima Madre de mi Jesús, tú que viste y sentiste la extrema desolación de tu querido Hijo, ayúdame en mi propio tiempo de desolación. Y vosotros, santos del cielo que habéis pasado por esta prueba, tened piedad de los que la padecen ahora y rogad que se me conceda la gracia de ser fiel hasta la muerte.

Y de una manera particular, querida Santa Bernardita, te pido tu intercesión por las intenciones de mi corazón (inserta intenciones especiales). Santa Bernardita, ¡qué grande es tu humildad! Después de toda la atención que recibiste de las apariciones, te referiste a ti mismo como “la escoba colocada detrás de la puerta después de haber sido usada”. Tú dijiste: “Los humildes de corazón serán glorificados.

Qué hermosa será la corona celestial para los que son genuinamente humildes a pesar de las humillaciones externas, para los que siguen la humildad del Salvador en todo sentido”. A través de sus pruebas físicas y dificultades de aprendizaje, el Señor fue su fortaleza. Enséñame la verdadera humildad que reconoce que el Señor es la fuente de mi fuerza.

Crece, Jesús, crece en mí, en mi corazón, en mi espíritu, en mi imaginación, en mis sentidos, por tu modestia, tu pureza, tu humildad, tu celo, tu amor. Crece con tu gracia, tu luz, tu paz. Crecen a pesar de mi resistencia, mi orgullo. Crezcan hasta alcanzar la plenitud de la perfección humana. Creced como en Nazaret ante Dios y ante los hombres, para gloria de vuestro Padre. Amén.

Video de oración a Santa Bernardita

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here