Oración a San Bernardino de Siena para Fortalecer la Devoción a Jesús

31

San Bernardino de Siena fue un predicador y misionero franciscano que dedicó toda su vida al Señor.

San-Bernardino-de-Siena

Nació el 8 de septiembre de 1380 en Toscana, Sacro Imperio Romano Germánico. Pertenecía a una familia noble, ya que su padre era el gobernador de Massa Marittima.

Sin embargo, no todo fue felicidad en su vida, ya que cuando tan solo tenía 3 años de edad, su madre falleció. Tres años después, su padre también murió.

El pequeño Bernardino quedó a cargo de una tía. Logró terminar su educación básica y comenzó a trabajar en un hospital cuidando a los enfermos.

Desde temprana edad era un chico que le gustaba construir altares y alabar a Dios. Además, durante su adolescencia fue un joven bondadoso y con un buen comportamiento.

Tiempo después, donó todos sus bienes materiales a los menos favorecidos y entró en la Orden Franciscana de la observancia. Como consecuencia, fue ordenado sacerdote, logrando convertir a muchos infieles al cristianismo.

A lo largo de su vida pasó por duras pruebas, tal es el caso de la suspensión como predicador por parte del papa Martín V.

Sin embargo, siempre resolvió todos sus problemas; además, como franciscano, fundó un gran número de monasterios.

Murió el 20 de mayo de 1444 en Aquila. Fue canonizado en 1450 por el papa Nicolás V, luego de que se comprobaran varios de sus milagros.

📅 ¿Cuando se celebra a San Bernardino de Siena?

Su festividad se celebra el 20 de mayo y es el santo patrono de los publicistas, los comunicadores, los ludópatas y los problemas respiratorios.

Otras oraciones a Jesús con amor:

🙏Oración a San Bernardino de Siena 🙏

Patrón Santo y piadoso
de un pueblo que tanto te ama
a Dios por nosotros clama,
San Bernardino glorioso.

En Sena, país hermoso,
el mundo te vió nacer
y con los años crecer
tu espíritu fervoroso.
Con Dios eres ya dichoso,
y pues a todos nos llama
a Dios por nosotros clama.
San Bernardino glorioso.

Desde el cielo poderoso
acoges bajo tu manto
al que miras en quebranto
o le ves menesteroso;
sobre este pueblo amoroso
nuevos favores derrama
y a Dios por nosotros clama,
San Bernardino glorioso.

Si el labrador laborioso
pide le guardes los panes
fruto de muchos afanes
para el sustento precioso,
en tiempo tempestuoso
tú los peligros allanas
y a Dios por nosotros clama,
San Bernardino glorioso.

Si con semblante lloroso
clama una Madre afligida
y os pide salad y vida
para el hijo o el esposo,
presta alivio presuroso
al enfermo que está en cama
y a Dios por nosotros clama,
San Bernardino glorioso.

El pueblo verá gozoso
que su Patrón Bernardino
dispensa el favor divino
al devoto religioso;
escucha pues, generoso
al que tu amparo reclama
y a Dios por nosotros clama,
San Bernardino glorioso.

Ruega por nosotros bienaventurado Bernardino para que seamos dignos de las promesas del Señor.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here